La Linterna del Traductor

EDITORIAL

LA VOZ DE ASETRAD

CORRECCIÓN

INTERPRETACIÓN

Experiencias que marcan

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA Y TÉCNICA

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

Escritores traductores

TRADUCTOLOGÍA

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

TRIBUNA UNIVERSITARIA

La universidad en primera persona

PANORAMA

Otras asociaciones

EIZIE (EU)

El dedo en el ojo

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

VENA LITERARIA

Otro drama moderno (microrrelato)

COLOFÓN

No solo de pan vive el traductor

Las ilustraciones de este número

CONTEXTO

CONTRAPORTADA

Panorama

Reseña del II ECAN Juvenil

El pasado día 5 de marzo de 2015, la Facultad de Traducción y Documentación de Salamanca acogió por segunda vez consecutiva el ECAN Juvenil, acto en el que se dieron cita escritores, traductores, editores y fans de la literatura juvenil e infantil. Los traductores Manuel de los Reyes y Pilar Ramírez Tello estuvieron presentes en estas interesantes jornadas, el primero en calidad de asistente de a pie y la segunda como invitada, por lo que la siguiente crónica se compone de dos puntos de vista complementarios.

Pilar Ramírez
Pilar Ramírez Tello es traductora de inglés a español, especializada en traducción literaria y técnica. Aunque inició su labor profesional en el año 1998, no se dedicó a la traducción a tiempo completo hasta 2001, después de licenciarse en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada y hacer un máster en Traducción Literaria en Binghamton University-SUNY (EE.UU.). Ha traducido medio centenar de libros para editoriales como RBA o Penguin Random House, entre ellos parte de las Grandes Novelas de H. G. Wells, la trilogía de Los Juegos del Hambre, de Suzanne Collins, y la serie de Divergente, de Veronica Roth.

Manuel de los Reyes
Manuel de los Reyes García Campos es licenciado en Traducción e Interpretación por la Universidad de Salamanca. Trabaja en el sector editorial desde el año 2000, cuando tradujo su primer título meses antes de aprobar los últimos exámenes de la carrera. A partir de entonces su bibliografía se ha ido engrosando hasta abarcar más de un centenar de juegos de rol, cómics y novelas de distinta temática, con especial hincapié en los géneros del terror, la fantasía y la ciencia ficción. Desde 2004 desempeña su labor desde la alemana localidad de Hemmingen, en los aledaños de Stuttgart. Se puede encontrar más información sobre él y su trabajo en su página web.

Tras el éxito de la edición inaugural anterior, el Encuentro Cultural Anual de Novela Juvenil regresó el pasado 5 de marzo a la capital salmantina para, a lo largo de una intensa jornada, reunir a distintos profesionales del ámbito de la edición de literatura juvenil e infantil y acercarlos a los seguidores de este tipo de narrativa, un género más en auge que nunca gracias a la popularidad de títulos como El corredor del laberinto, Los juegos del hambre o Cazadores de sombras. El encuentro, que contó con sesiones de mañana y tarde, se dividió en tres grandes mesas cuya heterogeneidad garantizó que los asistentes se llevaran una amplia, pero no por ello menos exhaustiva, impresión de las distintas facetas editoriales relacionadas con este tipo de literatura: escritores, editores y, por supuesto, traductores (con una apabullante representación femenina en todos los casos) se encargaron de exponer en público los entresijos de sus respectivas profesiones en un ambiente siempre distendido, caracterizado por la simpatía y el buen humor de todos los implicados.

Como aperitivo para el ECAN en sí, el día 4 de marzo los alumnos de Deontología en Traducción e Interpretación, asignatura impartida por Carlos Fortea (escritor, traductor y actual presidente de ACE Traductores, además de profesor titular de la Universidad de Salamanca), pudieron disfrutar de las palabras de Manuel de los Reyes, licenciado en esa misma facultad desde el año 2000 e invitado como traductor especialista en literatura de ciencia-ficción y fantasía. En un tono didáctico y cercano, Manuel les habló sobre su trayectoria profesional, sobre las diferencias y similitudes de la traducción de género con respecto a otros textos literarios, como la dificultad en ocasiones de detectar cuándo se desconoce un término concreto por ignorancia o porque la palabra en cuestión sencillamente no existe más que en la imaginación del autor. Pilar, desde el público, da fe de que los alumnos disfrutaron como enanos y se quedaron con ganas de ponerse a traducir a Asimov, por lo menos.

Librería Hydria

El mismo día 4 por la noche, los organizadores invitaron a todos los participantes en el ECAN a unos aperitivos en la preciosa librería Hydria, donde tuvimos el placer de charlar con nuestros compañeros de profesión Ana Alcaina y Carlos Fortea, además de conocer a escritores de la talla de Jordi Sierra i Fabra (que cuenta con más de 400 libros juveniles publicados), Ángela Armero (también guionista de series como Hospital Central o Velvet), Maite Carranza y Carlota Echevarría, y a editoras como Sara Rodríguez (Oz Editorial) y Marta Vilagout (Destino Infantil & Juvenil). Pilar salió de allí con un autógrafo de Jordi Sierra i Fabra que vale su peso en oro.

Mesa de fomento de la lecturaLa primera mesa redonda del día 5 fue la dedicada al fomento de la lectura en los institutos, y en ella participaron Maite Carranza, Carlota Echevarría, Ángela Armero y Natalie Convers (seudónimo de Eva Rubio, administradora del portal especializado Juvenil Romántica además de escritora), moderadas por Nieves Martín Azofra (traductora, entre otros títulos, de algunas de las novelas de Harry Potter). Fue la mesa con mayor asistencia de público, ya que acudieron los alumnos de un instituto de secundaria. Entre otras cosas, y siempre con la participación de los chavales, las escritoras hablaron sobre la importancia de documentarse antes de abordar tanto un libro como un guion de televisión o cine, y de las diferencias entre escribir sus propias novelas y guiones para otros. También comentaron que escribir no era cuestión de esperar a que te iluminaran las musas, sino un trabajo al que había que dedicarse todos los días. Como anécdota relacionada con la traducción, Maite Carranza nos contó todo lo que se le pasó por la cabeza (nada bueno) cuando la traductora al alemán de uno de sus libros localizó un fallo de rácord. Procuramos no tenérselo demasiado en cuenta.

En cuanto a las mesas de la tarde, la primera fue un breve repaso a la literatura juvenil publicada en 2014, de la mano de la directora de Destino Infantil & Juvenil y Noguer del Grupo Planeta, Marta Vilagout, la responsable de Oz Editorial, Sara Rodríguez, y el escritor Jordi Sierra i Fabra, moderados por Araceli García Rodríguez, profesora titular de la Universidad de Salamanca. Los participantes afirmaron que la bajada en las ventas experimentada por las editoriales no había afectado tanto a la literatura juvenil y que en España hay menos afición a la lectura entre los jóvenes que en otros países. También se analizó el problema de la piratería.

En la última mesa redonda del ECAN, moderada por Eva Rubio, las escritoras Victoria Álvarez (Lumen, Penguin Random House) y María Jeunet (Suma de letras, Penguin Random House), junto con Maite Malagón, directora de Infantil y Juvenil de Santillana, aportaron su experiencia dentro del mundo editorial y ofrecieron consejos a los aspirantes a escritores.

Mesa sobre traducciónEspecial interés, como no podía ser menos tratándose del escenario en el que tuvo lugar, suscitó entre los asistentes la segunda mesa del día, dedicada a la traducción y moderada por Carlos Fortea, en la que participaron Ana Alcaina y Pilar Ramírez Tello. Parapetadas tras sendos ejemplares de Artemis Fowl (Eoin Colfer, Montena) y Los juegos del hambre (Suzanne Collins, RBA), dos series que prácticamente no necesitan presentación entre los lectores generalistas (y menos aún entre los fans de la literatura juvenil), Ana y Pilar desgranaron una apasionante cantidad de información relativa a su actividad profesional en un derroche de desparpajo y simpatía que despertó no pocas carcajadas del público y les granjeó una merecidísima y calurosa ovación al final de su intervención. Antes de eso, no obstante, tuvieron tiempo de hablar largo y tendido sobre las dificultades inherentes a la traducción de este tipo de narrativa (con especial hincapié en el argot juvenil, por parte de Ana, y de los neologismos propios del género fantástico, por parte de Pilar), de subrayar la vital importancia de documentarse rigurosamente para así mejor transmitir el mensaje del texto original (llegando en ocasiones a contactar con el autor de una obra determinada para resolver incógnitas imposibles de despejar de otra manera), de comparar métodos de trabajo (Ana no suele leer los títulos que le encargan antes de abordar su traducción, mientras que para Pilar es un paso más completamente integrado en su forma de trabajar habitual)...

Como miembro del colectivo de traductores Anuvela©, Ana Alcaina explicó, además, el origen de esta curiosa iniciativa, surgida hace trece años de la necesidad que sienten algunas editoriales por publicar en tiempo récord voluminosos aspirantes a best seller que a un solo traductor le llevaría demasiado tiempo (siempre en opinión de la editorial y atendiendo a las exigencias del mercado) acabar. Pilar, por su parte, corroboró que esta tendencia no ha hecho sino recrudecerse y confesó, por ejemplo, haber dispuesto de plazos de veinte días para traducir volúmenes de más de 300 páginas. Un caso extremo que, de momento, no deja de ser una excepción a la norma, aunque no por ello debería resultarnos, como profesionales de un sector constantemente al borde de la precariedad por lo que a condiciones contractuales respecta, menos preocupante.

Sin duda, un interés especial debió de suscitar en los futuros traductores que se contaban entre el público el repaso que ambas hicieron de sus primeros pasos en el mundo laboral, los encargos de sus comienzos, y las primeras alegrías y sinsabores que habría de depararles la profesión. Interés que se manifestaría a la postre en una apasionante rueda de preguntas y respuestas en la que se trataron temas tales como el «planchado» del original (bien por imposición editorial, bien por volición propia) por lo que a cuestiones estilísticas o comerciales respecta y la idoneidad de traducir determinados nombres, tanto comunes como propios, de cara al mercado hispanohablante. Muchas y muy interesantes cuestiones que, de haberse tratado en el marco de una convención exclusivamente profesional, a buen seguro habrían dado lugar a extensos y apasionantes debates. Por último, ante la inevitable curiosidad del público por saber de dónde había salido la palabra sinsajo, ave emblemática de Los juegos del hambre, una previsora Pilar puso sobre la mesa la (a estas alturas ya tradicional) chuleta que llevaba preparada de casa en un gesto con el que terminó de meterse al público en el bolsillo, contribuyendo así a cerrar esta mesa dedicada a la traducción de LIJ en el mejor de los ambientes posibles.

Recepción en el Ayuntamiento

Después del ECAN propiamente dicho, la guinda del pastel fue la recepción en el Ayuntamiento de Salamanca, donde tuvimos la suerte de disfrutar de las vistas desde el balcón, algo que no ocurre todos los días. A continuación, bares, tapas y charla de la mejor calidad. Porque, aparte de las mesas redondas, de lo mucho que disfrutamos escuchando a tantos expertos en sus respectivas materias, lo mejor del II ECAN Juvenil han sido, sin duda, los momentos compartidos en bares y cafeterías, como debe ser. Entre los traductores hablamos de lo que se mueve estos días por el sector editorial, incluidas la bajada de tarifas de Penguin Random House y las necesarias medidas de protesta iniciadas por ACE Traductores. Con las guionistas, de un montón de aspectos relacionados con su profesión de los que no teníamos ni idea. Con los escritores y las editoras, de libros, libros y más libros… Mención especial para las dotes organizativas de los dos principales responsables del encuentro, Eva Rubio y Carlos Fortea, los cuales estuvieron presentes en todo momento a lo largo de la jornada, tanto entre el público como en calidad de moderadores durante las distintas ponencias.

En resumen, un encuentro muy especial repleto de buenos momentos, con una organización impecable, unos estudiantes de Traducción muy implicados (sobre todo los encargados del programa de radio Don de Lenguas, que nos entrevistaron a todos), unas mesas redondas sin desperdicio y una ciudad tan bonita que daba pena marcharse.

Volver arriba

Compartir
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.