La Linterna del Traductor

EDITORIAL

LA VOZ DE ASETRAD

CORRECCIÓN

INTERPRETACIÓN

Experiencias que marcan

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN EDITORIAL

Traducir... libros de no ficción

Escritores traductores

TRIBUNA UNIVERSITARIA

PANORAMA

Otras asociaciones

UniCo, Unión de Correctores

El dedo en el ojo

VENA LITERARIA

COLOFÓN

No solo de pan vive el traductor

Las ilustraciones de este número

CONTEXTO

CONTRAPORTADA

Panorama

UniCo, Unión de Correctores

Unión de Correctores

UniCo, Unión de Correctores, es una asociación de profesionales de la corrección de textos y del asesoramiento lingüístico fundada en 2005. Durante estos años, desde UniCo se ha trabajado en favor de los objetivos fundacionales: mejorar y dignificar la profesión, difundir y fomentar la corrección más allá del sector editorial, y conseguir el reconocimiento profesional del corrector. La sinergia con otras asociaciones que tengan la lengua como herramienta de trabajo y la implementación de formación propia son dos de los propósitos de UniCo para 2017.

Judit de Diego
Judit de Diego (Segovia, 1987) es correctora profesional y traductora de textos literarios y académicos desde el francés y el catalán hacia el español. Estudió la licenciatura de Filología Hispánica en la Universidad Complutense de Madrid y el posgrado de Traducción Literaria en la UPF de Barcelona, donde reside y trabaja actualmente. En 2012 fundó su propia asesoría lingüística desde la que dirige y coordina diferentes proyectos editoriales; además, lleva adelante un blog sobre temas relacionados con la corrección. Combina este trabajo con clases de lengua y literatura en diferentes grados universitarios.

UniCo, Unión de Correctores, es una asociación de profesionales de la corrección de textos fundada en 2005 y compuesta, actualmente, por más de 250 socios. A pesar de su juventud como asociación, acoge y protege a todos aquellos profesionales que realizan esta antigua labor de revisión de textos, anterior incluso a la imprenta.

Desde que el ser humano empezó a comunicarse por escrito, al lado del escribiente ha habido una figura que ha garantizado la llegada de un mensaje sin ruidos —con el tono adecuado, el léxico preciso y sin errores ortotipográficos—: el corrector. De este modo, su trabajo siempre ha ido más allá del descubrimiento de la errata; en una revisión de textos, se enmienda el error, el desconocimiento de una norma, el concepto equivocado.

Su trabajo siempre ha ido más allá del descubrimiento de la errata; en una revisión de textos, se enmienda el error, el desconocimiento de una norma, el concepto equivocado.

Igual que le ocurre al traductor, el corrector ha de permanecer oculto en el texto: cuanto más invisible sea su actuación, más llano será el camino que recorrerá el lector. Esto ha de ser así sea cual sea el ámbito de especialización del texto. Para ello, el corrector emplea las diversas herramientas que están a su alcance: desde el tradicional bolígrafo rojo para la corrección en papel hasta el uso de editores de código o diferentes programas de maquetación. El corrector es, por tanto, un experto en su área de conocimiento que, además, sabe pensar la lengua —la norma— para poder aplicarla al texto de manera pragmática. Así, el resultado será la lectura de un texto adecuado y sin tropiezos.

Esta resumida definición del corrector y su labor es la que defiende la asociación Unión de Correctores. ¿Cómo lo hace? Desde su fundación hace ya doce años, UniCo concentra sus esfuerzos en lograr tres objetivos básicos. El primero es la mejora y dignificación de la profesión a través del asesoramiento laboral, la defensa de los derechos del trabajador, la organización de formación relacionada con el sector y la facilitación de medios físicos y virtuales para la comunicación entre profesionales. Esto es fundamental para UniCo y sus socios, ya que la discusión sobre temas relacionados con la lengua y el oficio es un elemento formativo y enriquecedor para el gremio.

En segundo lugar, desde la asociación se lucha por conseguir el reconocimiento profesional del corrector. Esta tarea se apoya en dos pilares. Por un lado, la negociación con representantes de diferentes instituciones para que la corrección y la asesoría lingüística consten en los listados de profesiones —da cuenta de este olvido administrativo el hecho de que no exista un epígrafe de actividad profesional para la corrección, además de no figurar esta como categoría profesional en la Seguridad Social—. Por otro lado, se busca dar visibilidad a los correctores profesionales en todos aquellos sectores donde esté presente un proceso de edición.

Se busca dar visibilidad a los correctores profesionales en todos aquellos sectores donde esté presente un proceso de edición.

En consecuencia, el tercer objetivo por el que trabaja la asociación es la difusión y el fomento de la profesión. En UniCo creemos que es necesario impulsar la participación de los correctores en los medios de comunicación; prueba de ello es el acuerdo de colaboración firmado con Fundéu BBVA en octubre de 2015 en favor del buen uso del español en los medios. Además, se apuesta por favorecer el intercambio de puntos de vista entre trabajadores afines y por desarrollar actividades que impulsen nuestro colectivo profesional. UniCo persigue estrechar lazos con otros profesionales que tengan la lengua como herramienta diaria de trabajo: traductores, editores, publicistas, periodistas, consultores, maquetadores… Por este motivo, UniCo forma parte de la Red Vértice y potencia los acuerdos de buenas prácticas, como el establecido con ACE Traductores desde hace dos años.

Por tanto, la promoción, la revalorización y la expansión del oficio son los tres objetivos que persigue esta unión de correctores desde sus primeros pasos.

UniCo ofrece a sus socios una lista de correo interna en la que pueden intercambiar información y plantear consultas relacionadas con la profesión. Gracias a esta vía (in)formativa, los profesionales con más recorrido pueden acompañar a los recién llegados y ayudarles a mejorar, formando, así, nuevos profesionales de la corrección.

A esto, hemos de sumarle los diferentes descuentos en centros de formación y el directorio de profesionales donde buscar al corrector ideal según las necesidades de cada proyecto y cliente: campos de especialización, años de experiencia, dominio de ciertas herramientas de trabajo, etc. Este soporte también ayuda a la creación de grupos especializados por áreas geográficas, temáticas y lingüísticas.

UniCo es una asociación viva y con mucha actividad. Un ejemplo de ello son los actos en los que participa y las quedadas de profesionales. Todo ello aparece bien detallado en nuestro chibalete, en el blog de UniCo y en la revista Deleátur.

En Chibalete se puede encontrar una buena muestra de todos los actos en los que UniCo ha sido un participante activo. De entre ellos, cabe destacar la Tercera Edición del Congreso Internacional de Correctores de Textos en Español (3CICTE), organizada por la asociación en octubre de 2014. Durante las tres jornadas que conformaron el encuentro, se dieron cita un gran número de profesionales del sector editorial, educativo y empresarial de toda la geografía lingüística hispana, lo que favoreció el intercambio de conocimientos y contactos entre España e Hispanoamérica. En él se presentó el Libro blanco de la corrección, una radiografía del corrector que ayuda a poner fin al desconocimiento de esta figura profesional que había sido calificada por el Instituto Regional de Cualificaciones Profesionales (IRCUAL) como «difícilmente recuperable para el mundo laboral».

Pero no todas las quedadas son tan serias. Ya sea por Navidad, aprovechando el ratito que queda entre charla y charla de un congreso, o sin excusa alguna, los uniqueros se juntan siempre que tienen ocasión.

Otros instrumentos con los que cuenta el socio para mantenerse informado son el blog de UniCo, activo desde 2012, y la revista trimestral Deleátur, la cual cuenta ya con nueve números y se nutre de entrevistas, reseñas, reflexiones acerca de la profesión, una agenda actualizada, etc. La asociación tiene, además, una gran presencia en las redes sociales; es destacable su participación en diferentes grupos de debate de LinkedIn sobre lengua.

Una vez al año desde 2007, UniCo nombra socio de honor a un profesional que destaque por su labor relacionada con el cuidado del lenguaje; con ello, reconoce y agradece su compromiso con el buen uso de la palabra escrita. Algunos de ellos son Alicia María Zorrilla (2008), Manuel Seco (2011), Pepa Fernández (2012), Leonardo Gómez Torrego (2013), Pilar García Mouton (2015) o Javier Bezos (2016).

En 2017, UniCo seguirá trabajando en sus objetivos fundacionales, a los que se suman dos frentes abiertos: la formación en beneficio del certificado de profesionalidad y la búsqueda de sinergias con otras asociaciones relacionadas con la lengua.

Volver arriba

Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.