La Linterna del Traductor

EDITORIAL

LA VOZ DE ASETRAD

INTERPRETACIÓN

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA

TRADUCCIÓN EDITORIAL

Mucho más que una traductora de serie negra: entrevista a Maia Figueroa

Escritores traductores

Reseñas

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

Al filo de la traducción. Cómo hacer una traducción bien apurada sin cortarse

PANORAMA

Otras asociaciones

VENA LITERARIA

COLOFÓN

Las ilustraciones de este número

CONTEXTO

CONTRAPORTADA

Traducción audiovisual

Al filo de la traducción
Cómo hacer una traducción bien apurada sin cortarse

Forjado a fuego es un concurso televisivo en el que varios armeros compiten entre sí por ver quién hace el mejor cortaúñas... si por «cortaúñas» entendemos «tropecientas armas de varios periodos de la historia», claro. ¿Cómo afrontar la traducción de tan belicoso proyecto sin tener experiencia previa con los hermanos mayores de los abrecartas?

Javier Pérez Alarcón
Javier Pérez Alarcón (@javipalarcon) se dedica a la traducción audiovisual desde el 2013, y en el 2016 ganó el Premio ATRAE a la mejor traducción para voces superpuestas por Viajes espaciales, que dice su madre que no es mala cosa. Actualmente se dedica prácticamente en exclusiva a la traducción para doblaje, donde no pone voz a nadie, sino que pasa al castellano los guiones de obras como The Handmaid’s Tale, Star Trek: The Animated Series, Noche de venganza, Harlots: cortesanas o Wynonna Earp. Ah, y si le dais croquetas, lo haréis feliz.

Todos sabemos que en esta profesión nuestra hay que ser calderero, sastre, soldado y espía, a menudo en el mismo mes, y en ocasiones incluso en el mismo día. Vamos, que metemos la cuchara en distintos pucheros y vamos de flor en flor. Y si bien algunos ámbitos son más susceptibles de especialización, cuando uno se dedica a la traducción audiovisual le puede tocar traducir documentales sobre viajes espaciales (me ha pasado), docurealities sobre baile urbano (me ha pasado), series ambientadas en el siglo xviii sobre las desventuras de dos burdeles rivales (me ha pasado, y ha sido todo un reto que he disfrutado) o, como es el caso que nos ocupa, un concurso sobre armas blancas.

Servidor, que a finales del 2015 no sabía de espadas más que eso de que, como si de pimientos de Padrón se tratasen, un extremo picaba y otro no, se vio ante la tarea de traducir Forjado a fuego, formato que, à la Masterchef guerrero, enfrenta a varios aficionados a la herrería para que creen unas armas blancas de su elección. Los que vayan pasando las eliminatorias (con pruebas de resistencia, fuerza y, por supuesto, filo) acabarán en la final, donde contarán con varios días para forjar en su casa (pijama opcional) un arma histórica, como un kukri, un hacha vikinga o un gladio.

Servidor, que a finales del 2015 no sabía de espadas más que eso de que, como si de pimientos de Padrón se tratasen, un extremo picaba y otro no, se vio ante la tarea de traducir Forjado a fuego.

Espadas, cuchillos y dagas

«Pero ¿todo esto no se llama “espada” y arreando?». Jaja, sí.
Imagen: Creado por Macrovector - Freepik.com (Creative Commons)

El programa es ligero, entra muy bien y ha sido tal éxito de público que va ya por su cuarta temporada (yo cedí el testigo, eso sí, tras la segunda); pero si bien es un concurso que se puede ver tranquilamente tirado en el sofá, su traducción fue algo muy distinto. A fin de cuentas, ¿alguien sabe, así de buenas a primeras, qué significan ferrule, plunge line, vise, rebar o tang?

Yo, desde luego, no lo sabía, y los foros de armeros, glosarios de forja (que los hay), documentales sobre el tema y tratados especializados sobre cómo se hacen los Trastos del Rajar™, amén de alguna que otra consulta a una armería que había en el centro de Valencia, me salvaron el pescuezo de la guillotina proverbial.

Parece que se infravalora la traducción para voiceover, asociada últimamente más al docureality que al documental en sí, como si «bueh, total, eso está para rellenar parrilla...».

Y es que parece que se infravalora la traducción para voiceover, asociada últimamente más al docureality que al documental en sí, como si «bueh, total, eso está para rellenar parrilla...», cuando lo cierto es que precisamente este tipo de programas suele mostrar un nivel de especialización superior al que podamos encontrar en, por ejemplo, una sitcom. ¿Traduces un programa de reformas? Prepárate para documentarte sobre arquitectura e interiorismo. ¿Un concurso de cocina? Pues dale duro a los libros gastronómicos, que no hay poco material... ¿Un docureality que sigue las aventuras y desventuras de una familia cazadora sureña? Espero que tengas a mano un buen diccionario de jerga, porque te espera una buena.

Forja

No será el martillo de Thor, pero para forjar ya nos vale.
Imagen: TiBine (Pixabay)

Pero volviendo a Forjado a fuego, cada programa suponía una labor de documentación que, por suerte, poco a poco iba reduciéndose gracias a la formación de un glosario propio, algo archirrecomendable en prácticamente todos los proyectos, pero directamente imprescindible cuando nos encontramos ante uno de estas características, con una abundancia terminológica muy rica en la que, además, contamos con cartelas que tienden a repetirse de un episodio a otro y que describen tal o cual proceso de forjado, herramienta o material. Contar con un glosario nos puede ahorrar una cantidad de minutos nada desdeñable al no tener que tirar de guiones antiguos para buscar cómo tradujimos tal o cual cosa. Ya, ya sé que los compañeros de otras especialidades suelen usar memorias de traducción, pero los de audiovisual somos almas libres y bohemias que rara vez recurrimos al software de traducción por miedo a que nos robe el alma. Son nuestras costumbres, y hay que respetarlas.

Ya, ya sé que los compañeros de otras especialidades suelen usar memorias de traducción, pero los de audiovisual somos almas libres y bohemias que rara vez recurrimos al software de traducción por miedo a que nos robe el alma.

«Bueno, bueno, ya está aquí el flipao de audiovisual queriendo pintarnos como complicadísimo algo que tampoco tiene tanta miga. Una vez encontrados los términos, a darle a la tecla y a volar». Ah, pero olvidamos otra de las peculiaridades del medio audiovisual: el límite de tiempo, y más en el voiceover, donde la voz española suele empezar un segundo después de la original y terminar uno antes.

Entonces, ¿cómo nos las apañamos para respetar la terminología en español y cuadrarla en un tiempo menor al del original, que además, como está en inglés, tiende a sintetizar más información en palabras más cortas?

Forja

La chispa de la vida, ¿eh? ¿Eh? Ay, si no fuera por estos momentos...
Imagen: Thomas Bresson in the immediate vicinity of the image. (CC Wikipedia Commons)

Pues con paciencia. Mucha paciencia. Muchísima paciencia para ver si a ti te caben las frases en el tiempo estipulado porque, aun sabiendo que los responsables de locutarlo lo harán mejor que tú, no se puede meter, por muy bueno que se sea, un «estupendo, de maravilla» en un okay, cool si tienes que empezar un segundo después que el original y acabar un segundo antes (¿aceptamos «ea» como traducción de compañía?). Ah, y hay que recordar que cuadrar los tiempos (el ajuste del documental, vaya) es una tarea aparte y, como tal, ha de cobrarse.

Hay que recordar que cuadrar los tiempos (el ajuste del documental, vaya) es una tarea aparte y, como tal, ha de cobrarse.

¿Qué? ¿Cómo que «sí, muy bien, pero a ver si compartes algo del glosario, so canalla»? ¡Pero si he puesto pies de foto graciosos! ¿Qué más queréis? ¿Qué? ¿Que «aprender algo»? Bueno, bueno, no hace falta que llaméis al afilador; aquí os dejo unos cuantos términos...

attaching the handle  encabar
burl wood lobanillo
cap  remate
clip point  punta recortada
drop point  punta caída
 etching aguafuerte
 ferrule virola
 flux fundente
 fuller abatanador
 grind amolar/afilar
guard guarda
 heat treatment tratamiento térmico
langet langet
 micarta micarta
mild steel acero dulce
 plunge line línea de separación del recazo
rebar tetracero
 scales cachas
 tang espiga
 vise tornillo de banco

Espero haber pasado el corte.

Volver arriba

Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.