La Linterna del Traductor

EDITORIAL

CARTAS AL DIRECTOR

LA VOZ DE ASETRAD

El programa de actividades de Asetrad

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

Readable

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA Y TÉCNICA

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA ESTUDIANTIL

PANORAMA

Otras asociaciones

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

COLOFÓN

Escritores traductores

No solo de pan vive el traductor

Tecnología aplicada a la traducción: Pildorita tecnológica

Readable

Miguel Braña
Miguel Braña
Miguel Braña (Bilbao, 1975) es licenciado en Traducción e Interpretación (Universidad de Vigo) y traductor jurado de francés desde 2002. También es licenciado en Historia (Universidad de Santiago de Compostela) desde 1999. En la actualidad trabaja como traductor autónomo (inglés y francés a español y gallego).

La lectura de contenidos en Internet resulta a menudo engorrosa por la enorme cantidad de anuncios, pop-ups, banners, etc. que pueblan la mayoría de las páginas web, por no hablar de la diversidad de tamaños de letra, colores de fuente o fondo. que pueden convertir la lectura de un texto medianamente largo en una pesadilla. Cuando uno se pasa horas y horas delante de la pantalla, resulta agradable encontrar páginas en las que todo este ruido se ve reducido al mínimo y la lectura de un artículo de periódico, un blog o una revista especializada no se convierte en una carrera de obstáculos. Como este tipo de páginas son cada vez más escasas, resultan muy útiles las herramientas que facilitan la lectura.

Readable es una de estas herramientas. Su instalación es realmente muy sencilla: solo hay que configurar el aspecto que queremos que tenga el texto y arrastrar el botón hasta la barra de marcadores de nuestro navegador (en principio, funciona con cualquiera). Una vez hecho esto, podemos recurrir a ella con un sencillo clic cada vez que nos encontremos con un texto «contaminado».

Antes de ReadableDespués

Existen muchas otras herramientas similares a esta, ya integradas de serie en el navegador (como Safari Reader en el navegador Safari 5) o bien instalables como complementos. Un ejemplo de esto último es iReader, que cuenta con versiones tanto para Google Chrome como para Firefox.

¡Feliz lectura!

Volver arriba
Compartir
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.