La Linterna del Traductor

EDITORIAL

CARTAS A LA REDACCIÓN

LA VOZ DE ASETRAD

CORRECCIÓN Y REVISIÓN

INTERPRETACIÓN

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA Y TÉCNICA

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

TRADUCTOLOGÍA

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA ESTUDIANTIL

¿Traidor el traductor?

PANORAMA

Otras asociaciones

El dedo en el ojo

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

COLOFÓN

Escritores traductores

No solo de pan vive el traductor

CONTRAPORTADA

Cartas a la redacción
En esta sección se publicarán las cartas recibidas en la dirección cartas-linterna@asetrad.org. Nos reservamos el derecho de resumirlas. La redacción de la revista no comparte necesariamente las opiniones expresadas aquí por nuestros lectores.

Buenos días:

El motivo de mi correo es el de hacer una puntualización al artículo «La nueva normativa de la profesión de traductor/intérprete jurado: ¿un paso adelante o un paso atrás?» de Francisco Vigier Moreno publicado en el último número de La Linterna del Traductor.

En el apartado que se refiere a la exención del examen para los licenciados en Traducción e Interpretación, el autor señala que «Así pues, al no especificarse el número de créditos destinados a la traducción hacia la lengua extranjera o la naturaleza de las asignaturas de interpretación que conforman la formación específica exigida a los licenciados en Traducción e Interpretación, no se garantiza que los egresados presenten una preparación que se adecúe óptimamente al ejercicio para el que habilita el nombramiento».

Discrepo en esta afirmación puesto que yo precisamente he obtenido mi nombramiento de traductora jurada después de haber presentado los correspondientes créditos requeridos por el boe del 2 de agosto de 2002 en el que se establecen los créditos exactos y las asignaturas específicas para acceder a dicho nombramiento:

«EXENCIÓN DE EXAMEN PARA LOS LICENCIADOS EN TRADUCCIÓN E INTERPRETACIÓN
Requisitos para obtener el título de Traductor-Intérprete Jurado mediante exención de examen:

 [...] Haber cursado, en los estudios propios de la licenciatura, 24 créditos en traducción jurídica y/o económica y 16 créditos en interpretación en la lengua para la que se solicita el nombramiento y que deberá corresponder necesariamente a la lengua B.»

Fuente: Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación

Desconozco el motivo por el que el autor no ha aportado el dato de los créditos para la exención del examen cuando en la misma tesis que el mismo ha defendido muestra este dato.

Simplemente quería comunicar esta  información, que considero relevante.

Gracias y un saludo

Ana Yáñez Cancela
Traductora de francés/alemán/galego
Intérprete jurada de francés

 

Nota de la dirección:

La respuesta a esta carta se puede leer en la sección Traducción Jurídica.


Volver arriba

Compartir
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.