La Linterna del Traductor

EDITORIAL

CARTAS A LA REDACCIÓN

LA VOZ DE ASETRAD

Unos que vienen...

CORRECCIÓN Y REVISIÓN

INTERPRETACIÓN

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA Y TÉCNICA

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

TRADUCTOLOGÍA

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA ESTUDIANTIL

¿Traidor el traductor?

PANORAMA

Otras asociaciones

El dedo en el ojo

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

COLOFÓN

Escritores traductores

No solo de pan vive el traductor

CONTRAPORTADA

La voz de Asetrad

Unos que vienen...

Pedro Satué

Para quien no me conozca, diré que hacía años que había desistido, desencantado, de participar en cualquier forma de asociacionismo profesional en nuestro país, aunque hace ya más de un cuarto de siglo que pertenezco a otra asociación profesional: la que agrupa a los traductores e intérpretes de Estados Unidos.

En estas estaba, como iba diciendo, desencantado y extranjerizado, cuando empezaron a llegarme noticias de que un grupo de colegas se había atrevido a crear una asociación profesional que diera un poco de vitalidad al yermo paisaje profesional. Algunos nombres me resultaron familiares, afortunadamente para bien. Otros no me sonaban de nada, lo que, vistas las experiencias anteriores, también me pareció alentador, y me propuse no perder de vista esa asociación tan prometedora. Y cuando empecé a ver nombres de buenos colegas con los que había trabajado en proyectos importantes, me pareció que había llegado el momento de unirme a la aventura.

Formar parte de la junta directiva de Asetrad es un privilegio. Por ella han pasado muchos de los mejores profesionales de la traducción, la corrección y la interpretación en España, que con una combinación de esfuerzo personal, imaginación y talento han ido configurando la asociación tal como hoy la conocemos. Para mí, que llevo en esto más años de los que han necesitado algunos colegas para dejar el biberón, crecer, estudiar, formar familias y empezar a pagar la primera hipoteca, constatar la energía, el conocimiento y la capacidad de las nuevas promociones de profesionales que se van incorporando al mercado es una fuente inagotable de satisfacción. Las asociaciones del pasado parecían a ratos cementerios de elefantes. En la junta directiva de Asetrad, por el contrario, se mantiene desde sus inicios un sano equilibrio de edades, de experiencia y de creatividad.

En la nueva junta he aceptado ocuparme de un conjunto de tareas que se engloban en el rótulo «Aspectos fiscales y normativos». Consisten, básicamente, en garantizar que los miembros de la asociación tengan toda la información necesaria sobre legislación, impuestos, seguridad social, problemas jurídicos en el ejercicio profesional y, en el caso de los traductores-intérpretes jurados, sobre el desarrollo normativo del Real Decreto del año 2009, en el que trataremos de hacer valer nuestra opinión, como ya hicimos en el proceso de elaboración del decreto.

Los nuevos miembros de la junta directiva de Asetrad os agradecemos la confianza que habéis depositado en nosotros al aprobar nuestra incorporación a la junta. Nuestro tiempo y nuestro esfuerzo están a vuestra disposición.

Volver arriba
Compartir
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.