La Linterna del Traductor

EDITORIAL

CARTAS A LA REDACCIÓN

LA VOZ DE ASETRAD

CORRECCIÓN Y REVISIÓN

INTERPRETACIÓN

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

Read it later

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA Y TÉCNICA

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

TRADUCTOLOGÍA

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA ESTUDIANTIL

¿Traidor el traductor?

PANORAMA

Otras asociaciones

El dedo en el ojo

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

COLOFÓN

Escritores traductores

No solo de pan vive el traductor

CONTRAPORTADA

Tecnología aplicada a la traducción: Pildoritas tecnológicas

Read It Later. Deja para luego lo que no debas leer ahora

Especial ergonomía

Parece inevitable. Decides descansar un par de minutos de esa traducción que estás haciendo, consultas una lista de correo y te recomiendan tres o cuatro artículos para los que necesitarás más que ese par de minutos. Entras en una red social como Twitter y lo que eran dos o tres recomendaciones se convierten en diez o veinte. El peligro no es solo entretenerse más de la cuenta en una lectura, sino que muchas veces una lectura nos lleva a otras y terminamos dedicándole más tiempo de la cuenta a esa actividad cuando no era su momento.

En un principio bastaba con soluciones obvias, como marcar el enlace como favorito o reenviárnoslo a una cuenta de correo específica. Sin embargo, cada vez nos enfrentamos a una mayor cantidad de información y, por mucho que intentemos filtrarla, llega un momento en el que es necesario utilizar un sistema más productivo para organizar nuestras lecturas.

Read It Later (ril) ofrece un servicio de almacenamiento de enlaces. Mediante sus complementos para los principales navegadores, podemos enviar a nuestra cuenta de ril el enlace de la página que estemos visitando en ese momento. Para acceder a nuestros enlaces, simplemente tendremos que iniciar sesión en la página de ril (también pueden usarse complementos y bookmarklets) y podremos ver una lista con todos los enlaces que teníamos guardados, ordenarlos (por fecha, por título o por sitio web) e incluso realizar búsquedas (título, sitio o etiquetas asignadas a los enlaces). Además, los cambios que realicemos en nuestra lista de lectura se mantendrán sincronizados en todos los equipos que utilicemos. Esto no está mal, pero la verdad es que realmente tampoco supone demasiados beneficios frente a opciones como guardar en una carpeta de favoritos.

Las ventajas más importantes las observamos cuando usamos un cliente de este servicio para plataformas móviles. Por ejemplo, ril cuenta con un interesante cliente para el iPhone y el iPad (recientemente ha salido una versión oficial también para Android y hay asimismo otros clientes no oficiales). Estos clientes nos ofrecen ventajas como:

En definitiva, median­te estos clientes podemos leer de forma mucho más cómoda todas las páginas que hayamos ido alma­cenando previa­men­te. Gracias a la conversión del texto a un formato mucho más legible y sin distracciones, tardaremos menos tiempo en leer todo lo que teníamos guardado y, lo que es más impor­tante, lo haremos cuando realmente corresponda y no cuando teníamos que estar dedicándole nuestra atención a otra cosa.

Read It Later no es el único servicio de este tipo, pero sí quizás el más conocido junto con Instapaper. Ambos servicios son muy similares, y donde más se observan las diferencias es en los clientes para distintas plataformas. Hay otras alternativas (por ejemplo, Latermarklet), pero al ser menos usadas nos encontramos con muchos menos clientes y complementos para sacarle el máximo partido a este servicio.

Read It Later para iPad
Volver arriba
Compartir
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.