La Linterna del Traductor

EDITORIAL

CARTAS A LA REDACCIÓN

LA VOZ DE ASETRAD

CORRECCIÓN Y REVISIÓN

INTERPRETACIÓN

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA Y TÉCNICA

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

TRADUCTOLOGÍA

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

Posibilidades de la subtitulación profesional en 2011

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA ESTUDIANTIL

¿Traidor el traductor?

PANORAMA

Otras asociaciones

El dedo en el ojo

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

COLOFÓN

Escritores traductores

No solo de pan vive el traductor

CONTRAPORTADA

Traducción audiovisual

Posibilidades de la subtitulación profesional en 2011: teoría, práctica y tutorial con herramientas de código abierto

Begoña Martínez

Es indudable que el aumento de la cantidad, la calidad y la disponibilidad de los contenidos audiovisuales en internet conlleva un gran aumento de la demanda de subtitulación.

Los medios informáticos ponen al alcance de cualquiera la creación de dichos subtítulos (como en el caso de los fansubbers). Los traductores profesionales que sepan aprovechar esta oportunidad podrán ofrecer a sus clientes el valor añadido que aporta un especialista.

Este artículo proporciona una breve introducción al tema, así como una introducción al manejo de una herramienta completa, gratuita y de código abierto llamada VisualSubSync.

Queda para otros artículos hablar de posibilidades de incrustación directa (unión definitiva del vídeo con el subtítulo), de la creación de dvd con bandas opcionales de subtítulos, del sistema de subtitulación de YouTube, de cobrar los derechos de autor o de las reglas ortotipográficas propias del español (que aparecen bien detalladas en Díaz, 2003).

Begoña Martínez
Begoña Martínez es traductora e intérprete desde hace ya más de siete años. Se licenció en Traduc­ción e Inter­pre­ta­ción por la Universidad de Granada. Allí fundó con otros cuatro compañeros el Servicio de Traducción Universitario (stu), una empresa junior galardonada con el primer premio en el Concurso de Ideas de Junior Empresas de la Universidad de Granada y la European Confederation of Junior Enterprises (jade). Su es­pe­cia­li­dad es la in­ter­pre­ta­ción de confe­rencias de inglés y español, y en su día cursó todo lo habido y por haber que estuviera relacionado con la traducción audiovisual y literaria. Amplió estos estudios con el curso Translation for Media, de la City University de Londres. Desde el 2007 dirige Matiz.com.es, agencia espe­cia­li­za­da en formatos complejos, galardonada con el premio Jóvenes Emprendedores de Bancaja. Ahora prepara Júramelo.es, que ya ha obtenido el segundo premio del xviii Concurso de Proyectos Empre­sariales del Ayuntamiento de Murcia.

1. ¿Qué es la subtitulación?

Es un conjunto de técnicas por las que se transmite el significado de lo que se expresa en un vídeo mediante textos situados en su parte inferior.

En inglés se utilizan tres palabras para fenómenos parecidos, pero diferentes:

En este artículo hablamos de subtitulación interlingüística, que incluye subtitles, captions y displays.

2. Principales ventajas e inconvenientes

Las principales ventajas de la subtitulación son las siguientes:

  1. Es más barata que el doblaje.
  2. Es una buena herramienta de aprendizaje, ya sea de idiomas principales, minoritarios o del propio idioma (mejora la comprensión lectora).
  3. Expande el posible público del vídeo al incluir a personas con déficit auditivo o que se encuentren en una oficina.
  4. Permite oír las voces originales de los protagonistas.
  5. Es más rápida y permite que los contenidos estén disponibles antes.

Los principales inconvenientes de la subtitulación son los siguientes:

  1. Estropea el efecto estético.
  2. Distrae al público, que debe atender a dos fenómenos a la vez.
  3. Transmite menos contenido por segundo que el doblaje (pensemos en películas en las que varios personajes hablan a la vez, como las de Woody Allen o Quentin Tarantino).

Un fenómeno a tener en cuenta, a medio camino entre la ventaja y la desventaja, es que si hay cambios en la traducción (sean intencionados o errores), se notan. La subtitulación es más difícil de manipular, y por tanto crea un problema a la hora de adaptar la traducción al público de destino. El doblaje sí es fácilmente manipulable, para bien y para mal: para adaptar al público local, para censurar o para crear derivados humorísticos.

3. Aspectos teóricos y prácticos que hay que tener en cuenta

En teoría, la teoría y la práctica son lo mismo: en la práctica no es así.

(Jan L. A. Van de Snepscheut)

3.1. Teóricos

3.1.1. Qué es la localización, pautado o spotting

La localización (no de videojuegos, de subtítulos) es lo mismo que el pautado o el spotting. Es el proceso de asignar a cada subtítulo un tiempo de entrada y uno de salida. El resultado tiende a mejorar si lo realiza un subtitulador que comprenda los distintos retos del proceso.

Para hacerlo bien hay que sincronizar la entrada y salida con el habla. Podemos adaptarnos al ritmo del habla, que suele tener pausas cada 5-8 segundos. Lo interesante es que mantengamos más o menos el mismo ritmo a lo largo del trabajo, porque es más incómodo leer los subtítulos si se dan cambios de velocidad.

3.1.2. Créditos y derechos de autor

Los traductores tienen los mismos derechos que los autores según el Convenio de Berna para la Protección de Obras Literarias y Artísticas, con lo que tienen el derecho a que se les cite como autores de la traducción.

El lugar más común para ello es el final (el último subtítulo, que se introduce durante los títulos de crédito, si los hay). Si los créditos estuvieran al principio, deberá ponerse lo más cerca posible de los créditos del guionista.

Tus derechos también incluyen oponerte a que pongan tu nombre si no estás de acuerdo con cómo ha quedado después de entregarla, y cobrar derechos de autor.

3.1.3. Nuestra unidad de medida: el carácter

¿Qué es un carácter?

Carácter = matriz tipográfica = un número, una letra, un espacio o un signo de puntación (Castro, 2001).

Según Ivarsson y Carroll (1998), estas son las medidas del subtítulo:

2 líneas = 80 caracteres = 8 pies de película = 128 cuadros = 5 segundos y 1/3 (15 caracteres por segundo).

Esto nos da unas 175 palabras por minuto: con suerte, tendremos algunos silencios.

3.2. Prácticos

Doy estas recomendaciones prácticas, pero obviamente vuestro cliente puede tener otra opinión o unas normas de la casa (véase Channel 4).

3.2.1. Velocidad de lectura y tiempos

En general, cuanta menos definición tenga el vídeo, menos caracteres se pueden incluir. Tradicionalmente, de menor a mayor estos eran: televisión: 28 en tve, 32-35 en otros; internet: 30 en YouTube (ahora 40); cine: 40; dvd: hasta 42.

Con la llegada del hd tenemos más espacio y podemos utilizar un tamaño de fuente un 20 % más pequeña: sin embargo, por seguridad y legibilidad, no se recomienda pasar de 50 caracteres por línea, ni superar el centro de la pantalla 4:3 (los 4/3 centrales de la misma: véase Screen, 2008).

A pesar de lo que se pueda intuir, los más jóvenes leen más deprisa que los más mayores.

Mínimo

El mínimo que debe estar un subtítulo en pantalla es 1,33 (1 y 1/3) segundos (el equivalente a 2 pies de película), en los que caben 6-7 caracteres.

Espacio entre subtítulos

Debe haber cuatro cuadros (1/6 de segundo) entre subtítulos para que el cerebro registre el cambio entre uno y otro. Si hay un cambio de escena, dejamos al menos dos cuadros (1/12 de segundo) a cada lado.

Hay que evitar dejar el subtítulo en pantalla en cambios de plano, porque el espectador tiende a releerlo, pensando que el texto ha cambiado. Cuando hay cambios de plano muy rápidos, poco se puede hacer al respecto.

Máximo

Excepto en canciones, el máximo que puede estar un subtítulo en pantalla es 6-7 segundos.

Lo habitual

Lo normal es que un subtítulo de 2 líneas esté 5-6 segundos en pantalla, y uno de 1 línea, 3 segundos.

3.2.2. Aspecto en pantalla

Los subtítulos no deben ocupar más del 8 % de la altura de la pantalla.

3.2.2.1. Líneas

Los subtítulos de dos líneas son preferibles a los de una línea. Donde se usen subtítulos de dos líneas de diferente longitud, la primera debe ser más corta, para evitar manchar de más la imagen.

Deben justificarse a la izquierda para reducir el movimiento innecesario de los ojos.

Deben centrarse para películas que vayan a proyectarse en pantallas de cine, y centrarse o justificarse a la izquierda (o al centro-izquierda) en caso de que vayan a emitirse por televisión (así evitamos que el logotipo de la cadena pise los primeros caracteres del subtítulo).

Para tv o vídeo por internet puede utilizarse una caja de sombra semitransparente o negra detrás de los subtítulos, para mejorar la claridad de lectura.

3.2.2.2. Tipo de letra
Tipografía

Deben utilizarse fuentes sans serif (que son más legibles en pantalla) y proporcionales (puesto que permiten introducir un 20 % más de texto en el mismo espacio). Un ejemplo de tipografía sans serif proporcional es Arial. Courier y Times New Roman son malas elecciones en este sentido.

No debe escribirse todo en mayúsculas, puesto que se lee de un 15 a un 20 % peor y se necesita un tercio más de espacio.

Color

En resumen, en España no se lleva el color para los subtítulos interlingüísticos, excepto el amarillo.

Ortotipografía

Intentaremos evitar la repetición de los signos de interrogación y exclamación. Con abrirlos y cerrarlos vale: estamos escuchando la voz. No dividimos palabras entre subtítulos. No hace falta poner puntos suspensivos al final y al principio de frases que siguen en el subtítulo siguiente.

Cursiva

Utilizamos cursiva para voces en off, telefónicas, voces distantes, letras de canciones (traduciremos las que sean relevantes para el significado), títulos de libros o periódicos...

Diálogos

No se usan rayas al principio de los diálogos: por definición, los subtítulos son en su mayor parte diálogos. Si hay dos intervenciones en las dos líneas, se centran a la izquierda y sí se usa una raya.

3.2.2.3. Otros textos no hablados

La información que se muestre en pantalla debe traducirse siempre que sea posible.

3.3. Subtitular es traducir y adaptar sintéticamente

3.3.1. Condensar, omitir, parafrasear

Hay que condensar el texto en bloques de sentido y unidades gramaticalmente válidas.

3.3.2. Cortar en el sitio exacto

Debemos tener cuidado con el ritmo del diálogo para no estropear chistes o sorpresas escribiendo su conclusión antes de tiempo.

3.3.3. Conseguir tiempo prestado

Podemos acortar o alargar el subtítulo empezando o acabando un poquito antes de lo que toca, si no se solapa con otro diálogo. Se nos permite hacer una trampa de un 10 %, es decir, poner el subtítulo medio segundo antes de que el actor empiece a hablar y dejarlo un segundo y medio después de que haya terminado.

4. El encargo de subtitulación: ¿qué preguntamos al cliente?

  1. ¿Quieren subtítulos, voces superpuestas o doblaje? (Muchos clientes no sabrán expresar lo que quieren.)
  2. ¿A qué idiomas? (Una pregunta siempre prudente.)
  3. ¿Hay guión o hay que sacarlo del vídeo? (Muy importante si hay nombres propios, fechas, datos relevantes, nombres comerciales, conceptos fuera de lo corriente..., esto es, casi siempre.)
  4. ¿Cómo nos mandan el vídeo? (Parece mentira pero hay que especificar que es imprescindible tener el vídeo para poder subtitular correctamente.)
  5. ¿Para qué se va a usar el vídeo (formación, venta, entretenimiento)?
  6. ¿Cómo se va a transmitir el vídeo (internet, tv, dvd, cine)?
  7. ¿A qué público va dirigido el vídeo (infantil, juvenil, general, especializado)?

5. Proceso

5.1. Ver todo el vídeo

Hacerlo fijándonos en los factores posiblemente problemáticos (polisemias, deícticos) y tomando notas.

5.2. Creación de subtítulos, traducción y ajuste

Mi consejo es que si se van a  hacer las tres cosas, se hagan a la vez. Ahorra una gran cantidad de tiempo y nos permite adaptar el ritmo de los subtítulos al espacio que necesitaremos. En este artículo se supone que sabemos traducir y somos buenos en ello, y que aplicaremos nuestro arte a este nuevo medio con sus limitaciones y sus principales nuevos retos: la limitación de espacio y tiempo y la interacción con las imágenes de la pantalla.

El proceso para cada subtítulo sería:

  1. Crear los tiempos de entrada y salida.
  2. Traducir sintéticamente al idioma elegido.
  3. Comprobar que nos hemos ajustado a los parámetros necesarios.
  4. Aclarar y repetir desde el paso 1 o el 2, si no ha sido así.

5.3. Revisión

Cuando terminamos con todo el vídeo, lo vemos completo nosotros mismos, tomando nota de los fallos y corrigiéndolos al final. También es recomendable pasar a todo el texto el corrector ortográfico y leerlo impreso o verlo fuera del programa en el que estamos trabajando, puesto que así evitamos distracciones. Esto nos permitirá, además, comprobar que tiene continuidad lógica propia.

Al igual que en la traducción ordinaria, aún mejor es contar con un revisor independiente. Las faltas, gazapos y erratas son especialmente molestos en los subtítulos, puesto que rompen la concentración del espectador.

5.4. Control de calidad

Es necesario un ciclo final de control de calidad con los subtítulos revisados y terminados, idealmente llevado a cabo por una persona diferente o dejando un tiempo de reposo.

Si hemos hecho un cambio de formato, conviene comprobar la codificación (que se ven bien acentos y caracteres especiales) y las entradas y salidas de subtítulos después de haber hecho el cambio.

6. ¿Cómo empiezo? Tutorial de VisualSubSync

VisualSubSync es una herramienta de subtitulación bastante potente, creada por Christophe Paris. Su principal ventaja profesional es que permite ver la gráfica de la onda de sonido y ajustar los subtítulos con mucha precisión. Su baza competitiva es que es de código abierto y gratuito.

Este tutorial no incluye nada que no esté ya en la ayuda del programa. Puede descargarse de manera gratuita de la página del programa, que lleva a la página del proyecto en SourceForge.

Los subtítulos se guardan en formato srt o ssa/ass. Podemos convertir fácilmente de estos formatos a muchos otros con Subtitle Workshop.

Una desventaja de VisualSubSync es que no permite indicar coordenadas del subtítulo, que tendrán que añadirse en el programa de edición de vídeo con el que se procesen los subtítulos.

A fecha 2-4-2011, la versión disponible es VisualSubSync 0.9.22. Esto quiere decir que es un programa que está aún en fase experimental, pero prácticamente terminado. En este momento solo está disponible para sistemas Windows (no para Linux ni para Mac).

6.1. Instalación y funcionamiento básico

  1. En primer lugar, bajamos e instalamos el programa.
    Pantalla de descarga

    Es seguro decir que sí a todo en el instalador (el programa no instala ningún elemento extraño).

    Selección de componentes

    En total ocupa 6,1 mb, lo cual es bastante poco.

    Instalación
  2. Una vez instalado, ejecutamos el programa y creamos un nuevo proyecto en el menú «File», o bien pulsamos «Ctrl+N».
  3. Nuevo proyecto
  4. En este diálogo elegimos el archivo de vídeo con el que queremos trabajar. Cuando elegimos el archivo de vídeo, en el apartado «Audio waveform» se selecciona automáticamente «Peak file: leave empty for extraction». Lo dejamos así para que cree el archivo con la onda del sonido que nos ayudará a elegir cuándo comienza y acaba el subtítulo.
  5. Archivo de audio
  6. Es prudente elegir que guarde como utf8. El formato de salida que elijamos dependerá del que nos haya solicitado el cliente. srt es una buena opción. Finalmente, en el apartado «Project File» se elige el lugar donde se guardará el archivo de proyecto con todos estos datos.
  7. Con esto ya podemos empezar a trabajar. Con el ratón elegiremos el fragmento que vamos a subtitular, con la ayuda de la onda de sonido que nos indicará de dónde a dónde se habla. Añadir subtítulo

    A partir de este momento trabajaremos principalmente con dos atajos de teclado: «Ctrl+W», que añade un nuevo subtítulo, y «F1», que reproduce el fragmento que hemos elegido. También podemos elegir trabajar con «F2», que reproduce una y otra vez segmento que hemos elegido, y «esc», que para la reproducción.

    Como en toda tarea informática, hay que guardar el proyecto cada poco tiempo para evitar pérdidas de datos, así como hacer copias de seguridad una vez terminemos.

    La pantalla de trabajo está dividida en tres zonas principales: Zonas de trabajo

    En el tercio superior tenemos a la izquierda la onda de sonido y a la derecha el vídeo, con los subtítulos que vamos creando incluidos.

    En el tercio central tenemos las herramientas y la lista de subtítulos que vamos creando. A la izquierda del todo tenemos los controles del vídeo: se puede controlar también con teclas de acceso directo, que podemos incluso reprogramar para que nos sean más útiles.

    «Auto-scroll» indica si el vídeo se desplaza al lugar que marcamos en la curva del audio o bien se desplaza al subtítulo que seleccionemos en la lista inferior.

    A la derecha de los botones podemos mostrar u ocultar el vídeo (o pulsando «F4»). Trabajaremos con el vídeo a la vista, así que pulsa «F4» ya.

6.2. Revisión con VisualSubSync

Una vez que hemos creado los subtítulos que necesitamos, podemos comprobar si hay errores según los parámetros por defecto o según los que nosotros le indiquemos al programa. Introduzcamos nuestros parámetros:

Configuración del subtítulo Configuración de errores

Después vemos el vídeo y anotamos los errores que tengamos que corregir, como hemos indicado en la sección anterior. VisualSubSync tiene una función de comprobación de errores, que permite incluso exportar a un archivo aparte, en «Edit» > «Error checking» > «Show error report».

Informe de errores

Con esta función podemos comprobar si nos hemos atenido a los objetivos que nos hemos marcado en las preferencias.

Para arreglar los errores podemos utilizar mecanismos como unir subtítulos o alargar los tiempos (estirando los subtítulos por sus barras laterales en la línea de tiempo).

Unir subtítulos

«Merge» simplemente los unirá; «Merge dialog» añadirá un guión y un espacio.

También podemos instalar el diccionario OpenOffice del idioma al que estemos traduciendo o pasar el corrector ortográfico de nuestro procesador de textos favorito, cuidando de guardar de nuevo como srt.

Idealmente, dejamos reposar nuestro trabajo, como un buen pastel, y luego lo volvemos a ver (o bien lo corrige una persona externa). Esto podemos hacerlo poniendo vídeo y subtítulo en la misma carpeta, con el mismo nombre excepto las extensiones de los archivos, que serán normalmente srt y avi, y reproduciendo el vídeo con un programa como vlc.

¡Y listo para entregar!

Me gustaría agradecer a Amnistía Internacional España que haya autorizado el uso del vídeo para el tutorial, en especial a Rosa Esteban y Neyda Romero.
Compartir

Referencias

Díaz Cintas, Jorge: Teoría y práctica de la subtitulación inglés-español. Barcelona: Ariel, 2003.

Ivarsson, Jan, y Mary Carroll: Subtitling. Simrishamn: TransEdit, 1998. Especialmente el apéndice I, «Code of Good Subtitling Practice».

Castro Roig, Xosé: «Solo ante el subtítulo: experiencias de un subtitulador». La Linterna del Traductor [en línea], núm. 9, primera temporada, agosto 2004. [Consulta: 5-4-2011.]

— «El traductor de películas», en  Miguel Duro (ed.): La traducción para el doblaje y la subtitulación, Madrid: Cátedra.

Channel 4: Channel subtitling guidelines for foreign-language programmes [en línea]. [Consulta: 5-4-2011.]

Screen Subtitling Systems: Preparing subtitles for high definition, and subtitle presentation in HD [en línea], 2008. [Consulta: 5-4-2011.]

Software

VisualSubSync

vlc

Volver arriba
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.