La Linterna del Traductor

EDITORIAL

CARTAS A LA REDACCIÓN

LA VOZ DE ASETRAD

CORRECCIÓN Y REVISIÓN

INTERPRETACIÓN

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

La técnica Pomodoro

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA Y TÉCNICA

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

TRADUCTOLOGÍA

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA ESTUDIANTIL

¿Traidor el traductor?

PANORAMA

Otras asociaciones

El dedo en el ojo

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

COLOFÓN

Escritores traductores

No solo de pan vive el traductor

CONTRAPORTADA

Tecnología aplicada a la traducción: Pildoritas tecnológicas

Encuentra la concentración que buscas con la técnica Pomodoro

Especial ergonomía

Muchos equiparan la traducción con la creación literaria. Se esté o no de acuerdo con esta comparación, lo que parece innegable es que traducir es una actividad que requiere una dosis importante de concentración e inspiración. Hay momentos en los que, por mucho que se intente, uno no encuentra la concentración ni la inspiración necesarias para ser productivo en su trabajo y realizar además una traducción de calidad. En estos casos, aunque pueda parecer contraproducente, una opción es dejar el trabajo para otro momento y dedicarle ese tiempo a otras actividades. Si los plazos nos lo permiten, puede resultar mucho más productivo dedicar un tiempo a despejar la mente y hacer cualquier otra actividad que malgastarlo de forma improductiva ante la pantalla de nuestro ordenador. Si hacemos esto, probablemente nos resulte mucho más fácil concentrarnos en nuestro trabajo y aprovechar el tiempo.

Sin embargo, cada vez es más habitual que los plazos de las traducciones sean muy cortos y que no podamos darnos así como así el lujo de no trabajar durante una tarde si tenemos algún encargo pendiente. ¿Qué hacer en estos casos en los que tenemos que trabajar pero no logramos concentrarnos? Una posibilidad es aplicar la técnica Pomodoro.

PomodoroLa técnica Pomodoro, denominada así en referencia a los típicos temporizadores de cocina con forma de tomate, es un método de organización desarrollado por Francesco Cirrillo a finales de los ochenta. Su principio fundamental es que somos más productivos y nos concentramos más fácilmente cuando trabajamos en bloques de tiempo breves e intensos («pomodoros») acompañados por pausas muy breves.

Los pasos básicos para aplicar esta técnica son los siguientes:

  1. Decidir nuestro objetivo, la tarea que queremos realizar durante los próximos minutos. Dado que deseamos centrarnos en una actividad cuando precisamente estamos teniendo problemas para concentrarnos, es recomendable definir una tarea lo más concreta posible. Nos comprometeremos a dedicarle los próximos 25 minutos a esa tarea, un compromiso mucho más fácil de adquirir que agobiarse ante todo lo que se tiene que hacer durante la jornada.
  2. Eliminar cualquier distracción potencial. Durante los próximos minutos nos centraremos en la tarea definida, y todo lo demás no debería existir. Es recomendable cerrar cualquier software de notificaciones (correo, redes sociales, programas de mensajería) que puedan desviar nuestra atención. Si nos encontramos fuera del horario en que solemos atender a nuestros clientes, puede llegarse incluso a desactivar el teléfono y activar el contestador. Esto último puede parecer excesivo, pero hay que recordar que estamos hablando de momentos en los que nuestra mente parece buscar cualquier excusa para desviarse de la tarea que nos habíamos propuesto, y a la mínima que le abramos la puerta, lo conseguirá.
  3. Definir un período de 25 minutos en un temporizador y comenzar a trabajar en la tarea que nos habíamos propuesto.
  4. Una vez cumplidos los 25 minutos, hacer una pausa de cinco minutos e iniciar un nuevo ciclo. Si estamos trabajando con el ordenador, descansar no es entrar a ver el correo o lo que se comenta en nuestras redes sociales favoritas, sino levantarse y estirar las piernas, descansar la vista, etc.
  5. Cada cuatro ciclos (dos horas), hacer una pausa más larga, de unos 15 o 20 minutos.

Para controlar el tiempo puede emplearse cualquier temporizador de cocina o el que incluyen muchos teléfonos móviles en la actualidad. Focus BoosterAdemás, existen diversos programas que se han diseñado para utilizar específicamente con esta técnica, como:

Esta técnica, en un principio, suele parecer demasiado mecánica y exagerada, pero sus resultados suelen ser espectaculares. De hecho, generalmente, la segunda vez que ponemos el temporizador ya estamos concentrados en nuestra tarea y deja de ser necesario utilizarlo.

Compartir

Referencias

«Técnica Pomodoro», Wikipedia (consulta: 6-4-2011).

«Aumenta tu concentración con la Técnica Pomodoro», ThinkWasabi (consulta: 6-4-2011).

«Qué aplicación elegir para la Técnica Pomodoro», ThinkWasabi (consulta: 6-4-2011).

Volver arriba
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.