La Linterna del Traductor

EDITORIAL

CARTAS A LA REDACCIÓN

LA VOZ DE ASETRAD

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA Y TÉCNICA

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

Del papel a la pantalla

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA ESTUDIANTIL

¿Traidor el traductor?

La universidad, en primera persona

ENCICLOPEDIA

PANORAMA

El dedo en el ojo

Otras asociaciones

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

Traducido por...

COLOFÓN

Escritores traductores

No solo de pan vive el traductor

Las ilustraciones de este número

Contexto

CONTRAPORTADA

Editorial

El que esta revista se presente hoy ante vuestros ojos se debe a que el día 14 de octubre del año 2007 yo levanté la mano. Aquel día se celebraba en Barcelona la asamblea anual de Asetrad, y cuando en ella se constató que teníamos a nuestra disposición una revista de traductores que había dejado de publicarse algunos años antes, me ofrecí voluntaria para retomar el proyecto.

La organización de fuerzas, el reclutamiento de personal y la coordinación de actividades llevó unos cuantos meses. Casi un año y medio después, en julio del 2009, salía el primer número de la nueva temporada de La Linterna del Traductor, la revista de Asetrad.

Dos años y medio han transcurrido desde ese primer número de nuestra publicación, al que han seguido cinco más. La Linterna es una publicación ilusionada que se define modestamente como revista multilingüe de traducción, escrita por y para traductores. Desde nuestros comienzos hemos mantenido y desarrollado una línea editorial que se basa en la variedad de aportaciones, en la voluntad eminentemente práctica de nuestras lecturas y en la profesionalidad de nuestros redactores. Actualmente ofrecemos diversas secciones de traducción especializada, así como apartados específicamente destinados a los que empiezan en esta profesión. Redondeamos la oferta lectora con secciones de tono general y divulgativo que, curiosamente y según demuestran las estadísticas, se encuentran entre las más visitadas y comentadas.

La publicación se mantiene desde sus comienzos principalmente gracias al empuje, la fuerza y el entusiasmo de Isabel Hoyos, nuestra jefa de redacción, que ha coordinado con maestría y un saber hacer inmejorable a las numerosísimas personas que colaboran en cada número de nuestra revista. Ella también levantó en su día la mano para asumir una tarea, y la de Isabel es, sin duda, la mano que impulsa y da forma a cada número de La Linterna. Ella coordina un equipo de voluntarios ingente que incluye, además de a maquetadores, redactores e ilustradores, a colaboradores especializados en cuestiones informáticas que se han encargado de crear espacios virtuales para enriquecer la personalidad y la presencia interactiva de La Linterna del Traductor.

Hoy, al presentaros el número seis de La Linterna del Traductor, pensamos que va siendo hora de revisar objetivos y plantearnos hacia dónde queremos ir. Para que lo que hacemos sea realmente útil, nos parece importante tomar el pulso a los intereses de nuestros lectores. Por lo tanto, nos atrevemos a dirigirnos a vosotros para preguntaros cómo queréis que sea La Linterna, cuáles son vuestros más y vuestros menos con respecto a nuestra publicación: ¿Más especialización o más divulgación? ¿Más contenidos o menos artículos, pero más largos? ¿Más idiomas? ¿Menos práctica o menos teoría? ¿Mayor orientación internacional, o más localismo?

Os agradeceríamos que dedicarais unos minutos a enviarnos vuestras sugerencias y vuestras ideas a cartas-linterna@asetrad.org. A nosotros, que seguiremos dedicando a la revista muchas horas y mucho trabajo, nos gustaría orientar ese tiempo y esa labor a la creación de una publicación que os interese y que suponga para vosotros un enriquecimiento. Contamos, pues, con que podáis ofrecernos vuestras opiniones y quizá también vuestras aportaciones escritas o gráficas. Contamos, en resumen, con que vosotros también os decidáis, como nosotros, a levantar la mano para prestar vuestra contribución a la revista de Asetrad.

Queremos terminar deseándoos, lectores, un buen cierre del año que termina y lo mejor para el que comienza: que 2012 sea un año lleno de vitalidad e ilusión para todos vosotros, tanto en vuestro entorno personal como en vuestra actividad profesional.

María Barbero

 


 

María Barbero

Directora de
La Linterna del Traductor

Volver arriba
Compartir
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.