La Linterna del Traductor

EDITORIAL

CARTAS A LA REDACCIÓN

LA VOZ DE ASETRAD

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA Y TÉCNICA

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

Del papel a la pantalla

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA ESTUDIANTIL

¿Traidor el traductor?

La universidad, en primera persona

ENCICLOPEDIA

PANORAMA

El dedo en el ojo

Otras asociaciones

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

Traducido por...

COLOFÓN

Escritores traductores

No solo de pan vive el traductor

Las ilustraciones de este número

Cristina López González

Contexto

CONTRAPORTADA

Colofón: Las ilustraciones de este número

Pinceladas de lo cotidiano

Cristina López González
Fotografías de Cristina López
Cristina López
Cristina López González es segoviana de nacimiento y de espíritu, aunque actualmente reside en Madrid. De vocación docente desde su más tierna infancia, estudió filología inglesa, pero tras sufrir en sus carnes la situación de las aulas, decidió dar un giro a su carrera profesional. En estas estaba cuando descubrió que eso que hacía para familiares y amigos de poner en español lo que venía en inglés en un libro se llamaba traducir y que, además, había estudios específicos ¡e incluso gente que vivía de ello! Decidió, pues, emprender la aventura, formándose primero con un posgrado en traducción, trabajando luego en una agencia de traducción y, finalmente, estableciéndose como autónoma. Salvo asuntos legales y económicos, le gusta tocar todos los palos, porque tiene una curiosidad tremenda por todo tipo de ámbitos; y, si bien reconoce sentir cierta debilidad por la ciencia y la tecnología, también ha hecho sus pinitos en el mundo literario.

La variación de tonos de las hojas en otoño, la textura de una alfombra, un portón finamente tallado, el reflejo de un viandante en el reluciente pomo de una puerta, el colorido de una tienda en la que las prendas se organizan por tonalidades, los detalles de los edificios a cuyos pies caminamos a diario... En nuestro devenir cotidiano nos cruzamos con cientos de estas pinceladas de belleza, pero se diría que el hombre moderno ha perdido la habilidad de mirarlas y hacerse consciente de su presencia.

Las imágenes seleccionadas para ilustrar este número de La Linterna no son nada del otro mundo desde el punto de vista técnico o estético, pero quiero compartir con vosotros algunos de esos pequeños detalles que he podido captar con mi cámara.

Aunque el resultado final no se parezca en mucho al observado, espero que estas instantáneas os ayuden a descubrir vuestras propias pinceladas de lo cotidiano.

Volver arriba

Compartir
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.