La Linterna del Traductor

EDITORIAL

CARTAS A LA REDACCIÓN

LA VOZ DE ASETRAD

CORRECCIÓN

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

TRADUCCIÓN LITERARIA

Traducir:

TRADUCTOLOGÍA

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

TERMINOLOGÍA

Recursos y tarifas en terminología: encendamos la linterna

TRIBUNA ESTUDIANTIL

La universidad, en primera persona

ENCICLOPEDIA

PANORAMA

Traductores por cuenta ajena

El dedo en el ojo

Otras asociaciones

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

Traducido por:

COLOFÓN

Escritores traductores

No solo de pan vive el traductor

Las ilustraciones de este número

Contexto

CONTRAPORTADA

Terminología

Recursos y tarifas en terminología: encendamos la linterna

Fernando Contreras Blanco

El trabajo terminológico de cualquier organismo u organización, nacional y supranacional, suele culminar, tarde o temprano, en un banco de datos terminológicos que aglutina y clasifica recursos por áreas temáticas y combinaciones lingüísticas. La gran cantidad de recursos generados y su consecuente gestión invitaban a reseñar y actualizar lo más destacable con una sencilla orientación tarifaria que sirviese de pauta o respuesta a los múltiples interrogantes que se plantean los traductores profesionales a la hora de valorar un trabajo de índole terminográfica.

Fernando Contreras
Fernando Contreras Blanco es li­cen­ciado en filo­logía francesa por la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid, donde realizó los cursos de doctorado en literatura francesa. Con posterioridad obtuvo el título de traductor-terminólogo en el Institut Supérieur d'Interprétation et de Traduction (ISIT) de París. De 1996 a 2009 fue pro­fe­sor de tra­ducción y ter­mi­no­lo­gía en el Centro Uni­ver­si­ta­rio Cluny-ISEIT, donde también di­se­ñó y di­ri­gió los más­te­res de tra­ducción es­pe­cia­li­za­da (Tra­ducción Es­pe­cia­li­za­da e In­dus­trias de la Lengua, Tra­ducción en la So­cie­dad de la In­for­ma­ción Mul­ti­lin­güe, Tra­ducción Jurídico-Económica y Tra­ducción Científico-Técnica). Además de traductor-terminólogo in­de­pen­dien­te y socio de Asetrad, es pro­fe­sor de tra­ducción, ter­mi­no­lo­gía y lenguas apli­ca­das en la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea de Madrid (2006) y en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Madrid (2009), uni­ver­si­dad en la que se doc­to­ró en oc­tu­bre de 2011 con una tesis sobre tra­ducción cien­tí­fi­ca y téc­ni­ca. Es autor de varios ar­tí­cu­los y po­nen­cias sobre tra­ducción y ter­mi­no­lo­gía y coautor de 5000 pa­la­bras y ex­pre­sio­nes úti­les (español-francés) y del Dic­cio­nario del Lé­xi­co Re­li­gio­so en 6 Lenguas (es­pa­ñol, in­glés, fran­cés, ita­lia­no, ale­mán, ru­so), pu­bli­ca­do por la edi­to­rial Russki Yazik Media de Moscú (2009).

En la actualidad, y en el ámbito de la terminología concretamente, si un canadiense le dice a un español que es un homme1 de ressource puede considerarse afortunado. Y no es para menos: en materia de recursos terminológicos, Canadá se lleva la palma con TERMIUM PLUS (Translation Bureau, Public Works and Government Services Canada) y Le Grand Dictionnaire Terminologique (Office québécois de la langue française) que, tras Inter-Active Terminology for Europe (Unión Europea) y sus 8,4 millones de términos, se perfilan como el segundo y el tercer banco de datos terminológicos más importante del mundo con 4 y 3,5 millones de términos, respectivamente.

Si bien la terminología, tal y como la conocemos hoy, empezó a desarrollarse en los albores del siglo xx en Europa primero (escuela de Praga, escuela de Moscú y escuela de Viena) y en Norteamérica algún tiempo después (Canadá, especialmente), la profesión de terminólogo tardó en asentarse; llegó a Europa, de manera desigual, en la década de 1960 y se implantó en Canadá en la década de 1970.

En estos inicios de siglo xxi y en materia de recursos terminológicos, las fuerzas parecen haberse equilibrado algo con excelentes portales y bancos de datos terminológicos y neológicos2 repartidos por el mundo.

 
TERMIUM PLUS, GDT + TERMIUM, LANGUAGE PORTAL OF CANADA y ONTERM (Canadá)
IATE + EUROVOC (Unión Europea)
UNTERM, WORDNET y SICE (Estados Unidos)
Banco terminológico del cambio climático (México)
JIAMCATT, UNOGTERM, WHOTERM, ILOTERM, WTOTERM, METEOTERM, TERMDAT, TERMITE, SANCHO, THE GLOBAL FUND Terminology, IEV y TERMPOST (Suiza)
SLF, TERMINOBANQUE, VADE-MECUM DE TERMINOLOGIE, CFWB y TERMISTI (Bélgica)
CILF, CRITER, TERMINALF, FRANCETERME, MINÉFITERM, UNESCOTERM, IMF TERMINOLOGY, MACROTHÉSAURUS OCDE, TERMSCIENCES, LEXIQUES REALITER/DTIL y BDLP (Francia)
IUFRO-SILVATERM, TERMINOLOGIE-DATENBANK y VINTARS (Austria)
FAOTERM (Italia)
NORDTERMBANK (países nórdicos)
TERMINOLOGY COLLECTION y TSK (Finlandia)
ESCWA GLOSSARY (Líbano)

Incluso España, gracias en parte a sus políticas lingüísticas aplicadas en Cataluña (Termcat), País Vasco (Uzei) y Galicia (Termigal y Servizo de Normalización Lingüística de la Universidade de Santiago de Compostela), lleva un par de décadas asomando la cabeza con interesantes propuestas que detallamos a continuación.

CERCATERM, NEOLOTECA, OBNEO, UPFTERM y GENOMA
EUSKALTERM
BUSCatermos
TESAUROS y GLOSARIOS IEDCYT/CINDOC EN LÍNEA
CREA y CORDE(RAE)
TOURISTERM
TERMINESP/WIKILENGUA, PLANTAE MUNDI/WIKILENGUA

En cuanto al perfil del terminólogo, el pulso entre Canadá y Europa, especialmente la Unión Europea, las sedes europeas de la ONU y los organismos internacionales implantados en Europa, no ofrece acusados desequilibrios. La categoría profesional existe como tal y se diferencia claramente de las categorías profesionales de traductor, revisor e intérprete tanto en organizaciones internacionales, como en instituciones nacionales y multinacionales del ámbito de la comunicación plurilingüe o de las industrias de la lengua. En España, normalmente dicho perfil aparece algo más difuminado y muchos son los traductores que ejercen como terminólogos, tanto en la vertiente de traductor autónomo como en plantilla.

En el apartado de las tarifas,3 la niebla se vuelve más densa y envolvente, situación que nos obliga a encender el candil. Entendemos que el perfil del terminólogo genera dudas, sobre todo en España, y que el mercado de la terminología es más bien exiguo y restringido, por no decir inexistente en el caso español, pero no por ello debemos obviarlo y meter cualquier encargo en el saco de la traducción (¡y menos a precio de traducción!).

Son escasos los datos que arrojan luz sobre tarifas en terminología4 y sin embargo existen y se manejan en círculos especializados, ya sea por indicación del terminólogo, ya sea por deducción del traductor. En el sector de la comunicación plurilingüe, es de sobra sabido que el concepto de tarifa está en proceso de evolución y que ya no se suele errar a la hora de diferenciar y valorar encargos de traducción, localización, interpretación, revisión,5 redacción o maquetación, entre otros muchos servicios. Tampoco debemos errar en la respuesta cuando el encargo sea claramente terminológico. Los terminólogos y traductores profesionales lo saben:6 basta con aplicar la lógica, medir los tiempos, regirse por los principios de gestión, productividad y rentabilidad de la profesión (véase CalPro)7 para entender y justipreciar lo que se halla detrás de cualquier trabajo terminológico.

A modo de conclusión, conviene aclarar que los datos que desglosamos a continuación no son más que una estimación de tarifas, fruto de nuestra experiencia en la materia (licitaciones y encargos de terminología realizados en la última década) y de consultas a expertos, especialmente franceses, españoles, suizos o canadienses.8 Además, tampoco debemos olvidar que, como en cualquier otro encargo, todo depende del proyecto, que, a su vez, queda plasmado en un presupuesto en el que se detallará lo imprescindible: tipo de vocabulario o formato (glosario, léxico, tesauro, diccionario o banco de datos), tecnolecto o áreas de especialización (campos de aplicación o pertenencia), ergolecto (monolingüe, bilingüe, trilingüe o plurilingüe), tipo de entradas (fichas de vaciado completas o simples equivalencias con categoría gramatical), herramientas (extractor y gestor terminológico), volumen (número total de entradas), soporte (versión papel, electrónica o en línea), plataforma (TikiWiki) y destinatario final (empresa, microempresa, organismo, organización, institución o entidad).

Como es lógico, la tarifa horaria es moneda corriente, especialmente en los países en los que la terminología está más presente y mejor asentada. Suele darse generalmente con pequeños volúmenes y especialmente cuando la prestación exige extracción terminológica y fichas de vaciado completas (categoría gramatical, campo de aplicación o pertenencia, contextos, definiciones, notas, equivalentes, ilustraciones y fuentes). También existe la posibilidad de ponerle precio a la ficha completa.9

ASTTI (Suiza) entre 80 y 120 CHF/hora
(entre 66,5950 €/hora y 99,8917 €/hora)10
TERMCAT11 (España) elaboración de término completo de un diccionario (denominación + 3 equivalencias + definición): 11,58 euros/término
SFT (Francia) encuestas tarifarias de 2008 y 2009 (véase el apartado Nomenclatures - listes de mots)
ATIO (Canadá) encuesta tarifaria prevista para finales de 2012 a sugerencia nuestra
Otras tarifas practicadas: entre 2 y 3 euros por término, entrada o equivalencia en un idioma (según el ámbito, los contenidos, la dificultad, el volumen y el plazo; valoración, estimación o presupuesto mediante)

 

Volver arriba

Bibliografía

Vachon, Jean. «Une première au Canada». L’Actualité langagière, vol. 1, núm. 2 (diciembre 2004).

Hétu, Marie-Pierre. «Rentable, la termino?». L'antenne, vol. xxxvi, núm. 1 (enero-febrero 2005).

Vachon, Jean. «La valeur économique de la terminologie: Une première étude», Circuit, núm. 88 (verano 2005).

Société Française des Traducteurs – Syndicat National des Traducteurs Professionnels (SFT). Encuestas 2008 y 2009.

Association Suisse des Traducteurs, Terminologues et Interprètes (ASTTI).

Termcat, Centre de Terminologia. Barem econòmic dels professionals.

Conseil des Traducteurs, Terminologues et Interpretes du Canada / Canadian Translators, Terminologists and Interpreters Council (CTTIC).

Ordre des Traducteurs, Terminologues et Interprètes Agréés du Québec (OTTIAQ).

Le Service des Consultations Téléphoniques de l’Office Québécois de la Langue Française.

Association de l’Industrie de la Langue / Language Industry Association (AILIA).

Foire aux questions –Comment bien gérer le processus de traduction.

Pointer Final Report.

1 Être appartenant à l'espèce animale la plus développée, sans considération de sexe (TLF). Hombre: Ser animado racional, varón o mujer (DRAE).

2 Lista no exhaustiva.

3 Somos conscientes de las leyes europeas sobre la competencia. Nada más lejos de nuestra intención citar las tarifas que aparecen en este artículo como recomendación de máximos o mínimos.

4 Véanse las fuentes bibliográficas y la nota 8.

5 En un sentido amplio (corrección de pruebas, corrección de conceptos, corrección de estilo y corrección tipográfica).

6 Otra cosa es el cliente, neófito o profano, reticente a aceptar tarificaciones terminológicas.

7 Herramienta de gestión de la productividad del traductor autónomo, gratuita y de fácil acceso, desarrollada por tres traductores y socios de Asetrad: Xosé Castro, Héctor Quiñones y Andrew Steel.

8 Asociaciones, instituciones, organizaciones y organismos contactados, sin datos que recabar en la mayoría de los casos: SFT, ASTTI, CTTIC, OTTIAQ, ATIO, AET, ELRA/ELDA, INFOTERM, TERMNET, RIFAL, REALITER, RITERM, DTIL, TERMISTI, CRATIL ISIT, AETER, UPF, Consejo de la Unión Europea (HELPLINE IATE), Parlamento Europeo (DGTRAD IATE), OQLF, BtB y DGLFLF.

9 Práctica habitual en la editorial francesa La Maison du Dictionnaire hace una década aproximadamente.

10 Fecha y hora de la conversión: 09.04.2012, 16.30 h. Conversor de divisas: XE.com Universal Currency Converter ®.

11 Entre otras muchas posibilidades y combinaciones posibles.

Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.