La Linterna del Traductor
NÚMERO 8

EDITORIAL

CARTAS A LA REDACCIÓN

LA VOZ DE ASETRAD

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

Del papel a la pantalla

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA ESTUDIANTIL

La universidad, en primera persona

ENCICLOPEDIA

PANORAMA

Traductores por cuenta ajena

El dedo en el ojo

Otras asociaciones

Entrevista a tres socias de SFT y Asetrad

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

Traducido por:

Libros para aprender

COLOFÓN

Escritores traductores

Vena literaria

No solo de pan vive el traductor

Las ilustraciones de este número

Contexto

CONTRAPORTADA

Panorama: Otras asociaciones

Entrevista de tres socias de SFT y Asetrad

Hemos preguntado a tres traductoras que pertenecen simultáneamente a Asetrad y a la SFT cómo viven esa «doble militancia».

Ángela Blum

Ángela Blum es traductora autónoma de inglés y francés a español. Residente en Soria.

 

Alice Dénoyers

Alice Dénoyers es traductora autónoma de español y catalán a francés. Vive en España desde 1996.

 

Béatrice Pépin
Béatrice Pépin es traductora autónoma de inglés, español y gallego a francés. Arraigada en Galicia (siempre) y en Francia (desde siempre), con morriña eterna pues.

Pregunta: ¿Cómo se complementan tu pertenencia a Asetrad y a la SFT? ¿Piensas que tiene utilidad pertenecer a más de una asociación de traductores?

Ángela Blum: Ambas afiliaciones se complementan a la perfección. Una asociación me permite compartir inquietudes con compañeros que viven en el mismo país que yo y que tienen que enfrentarse a las mismas realidades en el sector, y gracias a la otra puedo estar en contacto con uno de mis mercados —y una de mis lenguas— de trabajo. Asetrad me brinda cercanía, compañerismo, la posibilidad de conocer cara a cara a otros colegas y apoyo con problemas específicos, por ejemplo en materia de fiscalidad española. En la SFT puedo conocer otra forma de entender la profesión, desde una óptica distinta. Para muestra, un botón: uno de los últimos debates que he seguido en la lista de la SFT ha girado en torno al uso de herramientas TAO. Resulta muy positivo darse cuenta de que no en todos los países han calado las ideas que parecen intentar imponer algunos en el mercado español, y que algunos traductores simplemente no conciben la posibilidad de aceptar descuentos por coincidencias o repeticiones o de comprar la herramienta que desee el cliente. Por eso, sí, me parece muy útil, casi imprescindible, afiliarse a varias asociaciones profesionales para poder conocer las peculiaridades de cada sector o cada país. Porque nuestra única defensa frente a ciertas prácticas es el conocimiento y la posibilidad de compartir experiencias con los compañeros.

Alice Dénoyers: En el día a día me siento más cercana a Asetrad porque es la asociación del país donde vivo. Las asambleas anuales me han permitido conocer a muchos compañeros, algunos se han convertido en buenos amigos y varios de ellos me encargan trabajos de manera regular. Mi relación con la SFT no es tan activa, pero me parece importante mantener el contacto con colegas que viven en mi país de origen. También soy socia de APTIC, la asociación catalana, desde hace muchos años.

Cuesta mantenerse al día de todas las actividades e intercambios entre socios de varias asociaciones y listas, sin hablar de las redes sociales, pero creo que el asociacionismo es útil y necesario para compartir, informarse, resolver dudas y salir del aislamiento que puede implicar nuestra profesión. Cada asociación me aporta muchos beneficios a nivel profesional y personal.

Béatrice Pépin: Como traductores autónomos, ejercemos una actividad que implica presencia en varios mercados, sea ésta física o virtual, asentada o potencial. Uno de ellos puede ser nuestro mercado principal, pero no tiene por qué coincidir necesariamente con nuestro país de residencia, como en mi caso. Mi especialización (financiera) y la demanda en este sector me han llevado a trabajar cada vez más con el inglés y el mercado francés. Sin embargo, no por ello me siento desconectada del mercado español, donde también tengo clientes de confianza y muy buenos compañeros de profesión. El traspasar fronteras es algo que simplemente está ahí en nuestro trabajo y en nuestra vida, y para mí ser miembro de Asetrad y de la SFT es complementario, y hasta diría indisociable, como lo es vivir entre «mis dos países». Es más, por tener otras afinidades y lenguas (de trabajo o en la vida diaria) estoy formalizando mi adhesión a la AGPTI y ¡me podría plantear ser miembro de alguna más en un país anglófono! Creo que es fundamental defender y promover los intereses de nuestra profesión (o nuestras profesiones), lo que hacen muy bien las asociaciones profesionales, sumando esfuerzos y compartiendo planteamientos (FIT) y a la vez proponiendo debates y respuestas específicos, ya que cada mercado implica situaciones y preocupaciones muy distintas. También es importante seguir formándose, compartir inquietudes y socializar con los compañeros del gremio, y en mi opinión, también en estos aspectos pertenecer a estas dos asociaciones multiplica los beneficios, las oportunidades y las ganas por dos. Puede parecer un poco complicado de gestionar si uno quiere participar activamente en las dos, pero procuran siempre no solapar actividades y reuniones. Intento organizarme para integrar en mi agenda cuantas más citas sean posibles ya que además de interesantes, me sirven de excusa para salir de la cueva y viajar, estar con los compañeros, visitar o buscar clientes aquí y allá, y de paso ir a visitar a la familia. Además de la satisfacción que me da ser miembro del doblete Asetrad-SFT, tengo que reconocer que mi calendario anual de eventos también es una fuente de motivación increíble de la que ya no puedo prescindir.

Volver arriba

Compartir
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.