La Linterna del Traductor
NÚMERO 8

EDITORIAL

CARTAS A LA REDACCIÓN

LA VOZ DE ASETRAD

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

Del papel a la pantalla

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA ESTUDIANTIL

La universidad, en primera persona

ENCICLOPEDIA

PANORAMA

Traductores por cuenta ajena

El dedo en el ojo

Otras asociaciones

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

Traducido por:

Libros para aprender

COLOFÓN

Escritores traductores

Vena literaria

Sabotaje

No solo de pan vive el traductor

Las ilustraciones de este número

Contexto

CONTRAPORTADA

Colofón: Vena literaria

Sabotaje

Ana Ibáñez
Ana Ibáñez vive en Córdoba y trabaja como traductora. Es coautora de dos cuentos: Pepe el okupa, publicado en Al Margen (Valencia, 2001) y Sincuentos en Atrapasueños (Sevilla, 2004). Coeditora de la revista de poesía Mediterránea y de la plaquette II Encuentro de Escritores por Ciudad Juárez. Ha publicado en la revista en línea Ombligo, en la página “narrativabreve.com” y participado en diversos encuentros poéticos y literarios: Edita (Punta Umbría) y Voces del Extremo (Moguer).

Estaba acariciando la barriga de mi gata una mañana más de holganza y desempleo. Hacía años que había acabado la carrera de traducción y el consabido máster, y tras enviar currículos a medio mundo ya había empezado a resignarme a aceptar la suculenta oferta de secretaria con idiomas por setecientos euros al mes o sumergirme —hundirme más bien— en el sumidero de los minijobs. Me quedé estupefacta al descolgar el teléfono y escuchar una voz ceremoniosa anunciándome que la Oficina de Presidencia del Gobierno requería mis servicios: acababa de inaugurarse la Cumbre Euromediterránea en la ciudad; habían encontrado mis datos en el listado de intérpretes jurados de la provincia y me proponían trabajar aquella misma tarde en una reunión entre el presidente del Gobierno español y el primer mandatario de la República de Argelia. Así de simple. Había llegado el momento de hacer realidad mis más delirantes fantasías de sabotaje.

Volver arriba

Compartir
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.