La Linterna del Traductor
NÚMERO 9

EDITORIAL

LA VOZ DE ASETRAD

INTERPRETACIÓN

Impresiones del taller «Consecutiva: el toro por los cuernos»

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

TRADUCTOLOGÍA

Análisis de traducción literaria

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA ESTUDIANTIL

ENCICLOPEDIA

PANORAMA

Otras asociaciones

Traductores por cuenta ajena

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

Traducido por:

COLOFÓN

Vena literaria

No solo de pan vive el traductor

Las ilustraciones de este número

Contexto

CONTRAPORTADA

Interpretación

Impresiones del taller «Consecutiva: el toro por los cuernos»

Congreso X Aniversario de Asetrad

En el Congreso X Aniversario de Asetrad que se celebró en Toledo, Diana Soliverdi impartió el taller «Consecutiva: el toro por los cuernos», que por su carácter práctico sería muy difícil reseñar aquí. No obstante, amablemente accedió a compartir con nuestros lectores sus impresiones sobre el taller.

Diana Soliverdi
Diana Soliverdi Garrigós es intérprete jurada de francés e italiano e intérprete de conferencia desde 1992. Desde 1989 es traductora y ha trabajado para distintos organismos internacionales. Ha traducido dos novelas: El sol en el alma de Massimo Bruni y La casa de Tolkien de Andrea Pedrana. Es licenciada en filología hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Fue lectora de español en la Facultad de Filosofía y Letras de Messina (Italia) durante tres años. Se formó como intérprete de conferencias en cursos impartidos por intérpretes de AICE. Asistió a otros cursos de interpretación simultánea y consecutiva en Béziers (Francia) y en Cluny ISEIT (Madrid). Es socia de AICE y miembro de su Comité de Formación. Ha dado clases de español durante 15 años en ESCP EUROPE en Madrid y ha sido miembro de su tribunal internacional de admisión. Desde 1999 imparte clases de interpretación simultánea y consecutiva en distintas universidades: CLUNY ISEIT, Facultad de Intérpretes y Traductores de la Università di Messina (Italia). Desde 2012 dirige los Cursos de Especialización en Interpretación Consecutiva y Simultánea de corta duración de la Universidad Autónoma de Madrid. Es la directora de TamTán intérpretes, empresa de servicios de interpretación, traducción y cursos de formación para intérpretes.

Tuve la gran suerte de dar un taller de consecutiva en el Congreso X Aniversario de Asetrad, y digo gran suerte porque además de ser un honor participar en dicha celebración, fue una experiencia magnífica.

A mí, que soy una apasionada de esta técnica, cuando empecé a plantearme el taller en agosto del año pasado me surgió una pregunta fundamental: ¿Qué puedo hacer que sea verdaderamente interesante para los que acudan? En ese momento me di cuenta de todos los tabúes que hay en torno a este tipo de interpretación y de que sería bueno empezar con una especie de catarsis de grupo donde todo el mundo pudiera expresar sus temores, sus recelos y sus experiencias frustrantes para, de esta manera, encontrar una salida. Algo así como mirar al «monstruo» a los ojos para poder vencerle.

Los hados estaban de mi parte y el grupo que participó en el taller fue el mejor que hubiera podido imaginar. Desde el primer momento entramos en sintonía y comenzó una «tormenta de comentarios» interesante, rica y muy acertada que hizo que pudiéramos sacar algunas conclusiones importantes.

Nos dimos cuenta de que la mayor parte de los problemas que se expresaban eran comunes a todos y de que hay algo que subyace y es el obstáculo principal: sencillamente que no se conoce el método de la consecutiva, o no se conoce en profundidad, y que si no se aprende es imposible aplicarlo de forma espontánea. También surgieron las variadas situaciones difíciles en las que nos podemos encontrar y estuvimos viendo la manera de resolverlas.

La idea era hacer posteriormente una interpretación consecutiva de un discurso en vídeo de español a español, otra de francés a español y otra de inglés a español, pero los alumnos tenían tanto que aportar y la participación era tan animada y tan intensa que el tiempo se nos redujo y ¡solo pudimos hacer el primer discurso de los tres que llevaba preparados! El tiempo que teníamos pasó volando a pesar de que salimos más tarde de la hora prevista.

Taller de consecutiva

De vuelta a mi hotel mientras caminaba por las calles de Toledo con una maravillosa puesta de sol como telón de fondo, me embargaba una sensación de alegría, de satisfacción, pero sobre todo era algo más profundo y difícil de expresar con palabras: ese sentimiento de haber compartido un rato maravilloso con gente estupenda y de haber podido enseñar un poquito de lo que yo sé, pero sobre todo de haber aprendido muchísimo.

Volver arriba

Compartir
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.