La Linterna del Traductor
NÚMERO 9

EDITORIAL

LA VOZ DE ASETRAD

INTERPRETACIÓN

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

TRADUCTOLOGÍA

Análisis de traducción literaria

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA ESTUDIANTIL

ENCICLOPEDIA

PANORAMA

Otras asociaciones

Traductores por cuenta ajena

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

Traducido por:

COLOFÓN

Vena literaria

No solo de pan vive el traductor

Las ilustraciones de este número

Congreso: cuaderno de campo

Contexto

CONTRAPORTADA

Colofón

Congreso: cuaderno de campo

Congreso X Aniversario de Asetrad

«¿No es increíble todo lo que puede tener adentro un lápiz?»
Quino

Sarah Quijano
Traductora-intérprete jurada de inglés desde 2003, licenciada en traducción e interpretación (1999) y con los títulos de Maîtrise Langues Etrangères Apliquées (2000) y de Applied Languages Europe (First Class Honours) (2003), Sarah Quijano Palomar, de ascendencia hispano-francesa, cuenta con una vasta experiencia como traductora en la rama económico-jurídica. Disfruta igualmente de su faceta como intérprete que ejerce en diversas modalidades, tanto jurídica como de enlace, de conferencia y de consecutiva. Desde hace diez años dirige su propia empresa, Quijano Traductores, gestionando servicios de traducción e interpretación para empresas y particulares desde su oficina en Estepona (Málaga).

¡Y tanto! Coincido con Quino al cien por cien. Como traductora, desde hace mucho tiempo mi lápiz es el teclado, desde él emergen los textos que configuran mi profesión y pasión a la vez, la comunicación y los idiomas.

Sin embargo, hace unos cuatro años redescubrí el poder de la línea. Mi lápiz no sólo contenía palabras, tal y como Quino menciona. Navegando por Internet, en uno de esos momentos de evasión virtual que nos tomamos cuando traducimos, me topé con la comunidad de Urban Sketchers. Este colectivo de artistas de todo el mundo dibujan las ciudades donde viven y los sitios adonde viajan, ellos despertaron en mí una pasión dormida desde la adolescencia.

La línea me llevó al dibujo, fue como volver a montar en bicicleta después de muchos años. Una experiencia liberadora que me ayudó, y me ayuda, a expresar sentimientos más allá de las palabras. No es evasión, es algo entre terapéutico y relajante pero con efecto sorpresa, sabes dónde empieza pero no dónde te llevará cada boceto.

Cuando estoy a gusto en algún lugar, como un acto reflejo, saco la libretilla de turno que lleve en el bolso, el rotulador y dibujo. Si me da tiempo le doy un par de toques con la acuarela et voilá, un recuerdo fijado en mi cuaderno y en mi mente para siempre.

Elena Pérez

Así sucedió durante el Congreso X Aniversario de Asetrad. El ambiente era tan bueno, las charlas tan interesantes, el cuaderno de los que a mí me gustan, y no pude resistir la tentación. Hice un dibujo, y luego otro, y otro, y otro… me pillaron… y bueno, aquí tenéis el humilde resultado. De corazón espero que lo disfrutéis tanto como yo cuando los hice, encantada estoy de compartir estos recuerdos con todos vosotros.

 

Alberto Gómez Font
Laura Peral

 

Mesa redonda traducción literaria
Tony Rosado

 

Diana Soliverdi
Colaboración profesionales y estudiantes

 

AETI
Javier Mallo

 

Presentación La Linterna del Traductor
Luisa Calatayud

 

Isabel Izquierdo y Carmen Cedillo
Pilar de Luna

 

zarzuela

Volver arriba

Compartir
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.