La Linterna del Traductor
NÚMERO 9

EDITORIAL

LA VOZ DE ASETRAD

INTERPRETACIÓN

Reseña del taller «Con cabina o sin ella: la simultánea y yo»

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

TRADUCCIÓN CIENTÍFICA

TRADUCCIÓN JURÍDICA

TRADUCCIÓN LITERARIA

TRADUCTOLOGÍA

Análisis de traducción literaria

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA ESTUDIANTIL

ENCICLOPEDIA

PANORAMA

Otras asociaciones

Traductores por cuenta ajena

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

Traducido por:

COLOFÓN

Vena literaria

No solo de pan vive el traductor

Las ilustraciones de este número

Contexto

CONTRAPORTADA

Interpretación

Reseña del taller «Con cabina o
sin ella: la simultánea y yo»

Congreso X Aniversario de Asetrad

Tras el éxito de la ponencia sobre interpretación que se presentó durante el Congreso V Aniversario de Asetrad de 2008 en Salamanca, se decidió organizar este taller sobre interpretación simultánea para destapar el halo de misterio (en palabras de las profesoras) que rodea esta profesión. El objetivo era ofrecer un primer acercamiento al mundo de la interpretación simultánea, una técnica que, comparada con la traducción, con frecuencia ofrece más espacio a la espontaneidad y a la creatividad del profesional y puede proporcionar una mayor sensación de éxito por el feedback directo que los intérpretes reciben, al contrario de lo que suele pasar con los traductores.

Marcella Bracco
Marcella Bracco es licenciada en traducción e interpretación (Universidad de Bolonia), especializada en interpretación de conferencias; Máster en Traducción, Interpretación y Tecnología (UIMP); traductora e intérprete de conferencias autónoma de italiano, inglés, español, francés y catalán. Fue vicepresidenta de ASATI y es socia profesional de Asetrad y AICE. Desarrolla su actividad en España y Europa, trabajando para clientes del sector privado, instituciones y personalidades de la política.

El día 27 de septiembre tuve el placer de participar como oyente en el taller sobre interpretación simultánea impartido por Isabel Basterra (traductora e intérprete reconocida oficialmente en Alemania y traductora-intérprete jurada de alemán en España; lleva varias décadas trabajando como traductora autónoma y sobre todo intérprete de alemán) y Maya Busqué (licenciada en traducción e interpretación, traductora-intérprete jurada de inglés y Máster en Interpretación de Conferencias; trabaja como intérprete de conferencias y traductora autónoma de inglés, alemán, castellano y catalán): dos grandes profesionales de la interpretación y excelentes profesoras.

El objetivo del taller era hacer que los asistentes se familiarizaran con la interpretación simultánea mediante el uso de un maletín infoport (chuchotage con maletín).

El enfoque del taller fue eminentemente práctico. Empezó con una brevísima introducción teórica, en la que las profesoras explicaron muy rápidamente en qué consiste la interpretación y cuáles son los aspectos a tener en cuenta a la hora de trabajar en simultánea. Tras esta parte introductoria, se pasó a la parte práctica.

Presentación taller

Los asistentes se dividieron en dos grupos de 10 personas. Con el objetivo de que todos pudieran participar, cada grupo disponía de un set de 10 receptores y un transmisor con micrófono. El ejercicio era una interpretación simultánea de varios discursos, en francés, inglés y alemán, y el resto de los participantes escuchaba a través de auriculares.

Todos los asistentes tuvieron la posibilidad de probar y probarse en esta técnica, en un ambiente cordial y bastante distendido.

Creo que el taller fue muy interesante y estimulante para aquellos que no tenían ni idea de qué es la interpretación.

Muchos seguramente descubrieron que aquello no es lo suyo, pero creo que la mayoría lo disfrutó plenamente, a pesar de los nervios de tener que hablar delante de un público, de tener que escuchar por primera vez un discurso del que desconocían el tema, de tener que transmitir un mensaje simultáneamente en su propio idioma…

Hubo personas que sorprendieron francamente por su soltura, su capacidad de síntesis, su entonación, la elección de una terminología muy adecuada o la capacidad de mantenerse tranquilos durante los momentos más complicados; estos momentos, por otro lado, que siempre se presentan en una interpretación, cuando no se ha entendido una palabra, no se ha captado el sentido de una frase, uno se ha perdido por un ruido de fondo o se da cuenta de que lo que acaba de decir no estaba bien y tiene que corregirlo.

Interpretación simultánea

También hubo quien se quedó bloqueado, quien decidió dejarlo a mitad, quien puso cara de «¿quién me manda a mí hacer estas cosas?» Sin embargo, la finalidad del taller era precisamente esa, ponerse durante unos pocos minutos en la piel de un intérprete e imaginarse en esa situación.

¿Podría vivir de esto?

¿Puede ser lo mío?

¿Lo he pasado tan mal que ni loca volvería a intentarlo?

Supongo que estas son las preguntas que las profesoras querían que surgieran en la mente de los asistentes, y estoy convencida de que gracias a sus consejos, muchos se dieron cuenta de que ser intérprete no es tarea para superhéroes, sino que es algo que con una pizca de talento, mucha preparación, algo de desparpajo, muy buen oído y buena capacidad de comprensión y de síntesis, se puede llegar a hacer.

En conclusión: un primer acercamiento al mundo de la interpretación que puede que haya despertado ese gusanillo que muchos tenemos desde hace años.

AGRADECIMIENTOS

Cuando se nos propuso aprovechar el Congreso X Aniversario de Asetrad para aumentar la curiosidad y el interés por la interpretación que ya habíamos tratado de despertar en nuestros compañeros en el anterior, decidimos que esta vez hablaríamos de la interpretación simultánea —con cabina o sin ella— y que sería una presentación eminentemente práctica. Pero ¿habría cabinas en el lugar de celebración del Congreso? No las había; recurriríamos a un infoport, alquilaríamos uno o lo pediríamos prestado graciosamente a algún compañero. Casi ni nos dio tiempo a pensarlo, puesto que nuestra gran amiga y compañera Marcella Bracco nos lo ofreció inmediatamente. Y aunque ella no participó activamente, sí que se dedicó a explicar cómo funcionaba el sistema, a ayudar a los que tenían dificultades o a reponer aquellos aparatejos que no querían funcionar. En resumen: sin Marcella y su infoport habría sido bastante más difícil realizar nuestro taller.

Desde aquí, por tanto, públicamente: ¡Un millón de gracias en nombre de la profesión y en el nuestro!

Isabel Basterra y Maya Busqué

Volver arriba

Compartir
Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.