La Linterna del Traductor

EDITORIAL

CARTAS A LA REDACCIÓN

LA VOZ DE ASETRAD

CORRECCIÓN

TECNOLOGÍA APLICADA A LA TRADUCCIÓN

Pildoritas tecnológicas

Trabajar con archivos «bilingües» de Trados 2007 en Déjà Vu, memoQ y Trados 2011

TRADUCCIÓN LITERARIA

Traducir:

TRADUCTOLOGÍA

TRADUCCIÓN AUDIOVISUAL

TERMINOLOGÍA

TRIBUNA ESTUDIANTIL

La universidad, en primera persona

ENCICLOPEDIA

PANORAMA

Traductores por cuenta ajena

El dedo en el ojo

Otras asociaciones

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS

Traducido por:

COLOFÓN

Escritores traductores

No solo de pan vive el traductor

Las ilustraciones de este número

Contexto

CONTRAPORTADA

Tecnología aplicada a la traducción: Pildoritas tecnológicas

Trabajar con documentos bilingües de Trados en Déjà Vu, memoQ o SDL Trados 2011

José Luis Morais
autor
José-Luis Morais es licenciado en traducción e interpretación y trabaja fundamentalmente desde el francés al español y al gallego. Sus ámbitos de especialidad engloban la traducción creativa, la medicina alternativa y el turismo.

Invertir en un programa de traducción asistida por ordenador puede suponer un dilema para el traductor, no solo por la variedad en la oferta sino también porque, en ocasiones, se siente supeditado a utilizar las mismas herramientas que sus clientes. Con la evolución de estos programas, ahora es posible recurrir a formatos de archivo estándar para evitar, o al menos reducir al mínimo, los problemas de incompatibilidad entre unos y otros. De esta forma, basta con exportar una memoria al formato TMX desde cualquier programa para que se pueda importar a su vez desde otro, y lo mismo ocurre con el archivo de texto segmentado o bilingüe, cuyo estándar actual es el XLIFF. La única precaución importante pasa por respetar los códigos o etiquetas —procurar no alterar su ubicación— si bien también es recomendable evitar modificar la segmentación que esté establecida de origen. Por ejemplo, si el programa de origen ha segmentado una frase del texto original después de un signo de puntuación (dos puntos o punto y coma), se recomienda mantener esa misma segmentación y no unir las dos oraciones en un mismo segmento porque el cambio de códigos podría entorpecer el proceso y conllevar algún que otro dolor de cabeza, tanto para el traductor como para el cliente.

Sin duda alguna, los archivos bilingües que se creaban con Trados hasta la versión 2007 siguen siendo los más utilizados, dado que este programa dominó el mercado durante mucho tiempo (y sigue haciéndolo, aunque en menor medida). Dichos archivos se guardaban en formato de Microsoft® Word con códigos ocultos al principio y final de cada segmento:

Códigos de segmentos de Trados

Hoy en día no es obligatorio ceñirse a una sola herramienta, porque este tipo de archivos también se puede procesar y traducir con otros programas como Déjà Vu, memoQ o SDL Trados 2011 siguiendo estos pasos:

Primer paso: Segmentar/pretraducir

Tenemos que segmentar el archivo con Trados 2007 o pretraducirlo a partir de una memoria dada (marcando la opción «Segmentar frases desconocidas» para obtener un documento de Word bilingüe).

Segmentar frases desconocidas

Segundo paso: Importar y traducir

A continuación, importamos el archivo segmentado de Trados al programa que vayamos a utilizar. En el caso de Déjà Vu y memoQ (Trados 2011 lo reconoce automáticamente), hay que indicar que se trata de un documento bilingüe: en Déjà Vu, seleccionando el filtro oportuno en las «Propiedades» del archivo que se importa y marcando la opción «Evitar segmentación». En el caso de memoQ, el proceso es muy similar. Basta con elegir la opción «Agregar documento como…» durante la creación del proyecto y abrir el desplegable de la sección «Filtrar» para seleccionar la opción «Filtro de DOC/RTF bilingüe».

Importar con Déjà Vu

Importar con memoQ

Tercer paso: Exportar

Por último, tenemos que exportar la traducción para obtener el documento bilingüe (en Déjà Vu y SDL Trados 2011). Por su parte, memoQ nos permite exportar la traducción como un documento «limpio» o bien un documento bilingüe compatible con Trados (Exportar archivos bilingües > DOC bilingüe compatible con Trados).

Como vemos, es posible lograr que los programas citados sean realmente compatibles entre sí, siempre y cuando el cliente nos facilite los documentos convenientemente pretraducidos o contemos con una licencia de Trados que nos permita segmentarlos nosotros mismos. Con este método, el traductor será libre de utilizar el programa de traducción que considere más adecuado, podrá aprovechar sus propios recursos (glosarios, memorias, corpus…) y gozará de versatilidad para adaptarse a las necesidades de (casi) cualquier cliente. En consecuencia, podrá ampliar su cartera de clientes, abarcar una mayor cuota de mercado y, por ende, rentabilizar su inversión.

Volver arriba

Reproducción parcial o total de contenidos o ilustraciones sólo con autorización por escrito de la redacción y citando autor y fuente.